Domingo, Mayo 16, 2021

Concesionaria del Félix Bulnes aún no inicia marcha blanca y acumula multas por más de $ 2.900 millones en atrasos

DIARIO FINANCIERO – El que será el hospital más grande de Chile aún no entra en marcha blanca. Ya ha pasado una década desde que nació el proyecto a raíz de los daños que sufrió el recinto del mismo nombre en Quinta Normal, tras el terremoto del 27 de febrero de 2010, y cuya construcción y operación se adjudicó Astaldi en febrero de 2014, pero que luego sumó al fondo francés Meridian, quien hoy está a cargo de la concesión.
Fueron varios los aplazamientos de la Puesta en Servicio Provisoria (PSP) debido a los problemas de caja que enfrentó la matriz de la empresa italiana a fines de 2018, y que le significó deudas por US$ 2.300 millones en todo el mundo.
En Chile los efectos fueron inmediatos. A comienzos de octubre de ese mismo año, varios contratistas y trabajadores se manifestaron en las instalaciones del futuro hospital para reclamar deudas impagas por más de $ 11.000 millones que se arrastraban desde hacía meses.
Esto se produjo porque el dinero que la constructora -que también era Astaldi- debía destinar a pagar a sus proveedores, los redireccionaba a solventar los problemas en Italia. La falta de recursos de los proveedores los obligó a bajar la dotación al mínimo, lo que atrasó en primera instancia la PSP -hito clave en el inicio de funcionamiento de una obra de estas características- desde marzo de 2019 a septiembre de ese año.
Posteriormente, el entonces subsecretario de Obras Públicas de la época, Lucas Palacios, aseguró que el hospital iniciaría su piloto a fines de 2019, hecho que finalmente no ocurrió. En el transcurso del año, Meridian tomó el control absoluto de la concesión y sacó a Astaldi de la construcción, poniendo en su lugar a Constructora LyD.
Consultada la Dirección General de Concesiones (DGC) sobre la situación actual del hospital Félix Bulnes, indicaron que la última fecha acordada con la concesionaria fue el 31 de enero pasado.
“Debido al incumplimiento de la sociedad concesionaria, el Ministerio de Obras Públicas (MOP) está en proceso de tramitación de las multas que están definidas en las bases de licitación del contrato, que oscilan entre 160 y 200 UTM por cada día de atraso, totalizando al 31 de enero de 2020 un monto de UTM 58.440 (equivalente a unos $ 2.902 millones)”, señaló la DGC.
“Es importante indicar que estas multas se seguirán aplicando hasta la fecha efectiva de autorización de la puesta en servicio provisoria”, agregó.
A día de hoy, se encuentra una comisión de evaluación en terreno -compuesta por dos personas del MOP y una del Ministerio de Salud-, supervisando la obra diariamente, a fin de poder obtener los permisos finales –entre ellos, la recepción final del hospital- que permitirán comenzar con el piloto de funcionamiento.
Una vez que se cumpla la puesta en servicio provisoria -la que no hay fecha-, se procederá a realizar el traslado de pacientes y mobiliario del antiguo hospital hasta las instalaciones en Huelén 1506, Cerro Navia. Consultado el Ministerio de Salud, señaló que el recinto estará operativo antes que comience el invierno 2020.
El nuevo recinto de alta complejidad más que triplicará la superficie del original hasta los 125 mil metros cuadrados (m2), tendrá 523 camas, 16 pabellones y servicio de hospitalización siquiátrica adulta e infantil. Todo por una inversión de US$ 230 millones.
Ver artículo
Fuente: Diario Financiero, Miércoles 19 de Febrero de 2020

DIARIO FINANCIERO – El que será el hospital más grande de Chile aún no entra en marcha blanca. Ya ha pasado una década desde que nació el proyecto a raíz de los daños que sufrió el recinto del mismo nombre en Quinta Normal, tras el terremoto del 27 de febrero de 2010, y cuya construcción y operación se adjudicó Astaldi en febrero de 2014, pero que luego sumó al fondo francés Meridian, quien hoy está a cargo de la concesión.
Fueron varios los aplazamientos de la Puesta en Servicio Provisoria (PSP) debido a los problemas de caja que enfrentó la matriz de la empresa italiana a fines de 2018, y que le significó deudas por US$ 2.300 millones en todo el mundo.
En Chile los efectos fueron inmediatos. A comienzos de octubre de ese mismo año, varios contratistas y trabajadores se manifestaron en las instalaciones del futuro hospital para reclamar deudas impagas por más de $ 11.000 millones que se arrastraban desde hacía meses.
Esto se produjo porque el dinero que la constructora -que también era Astaldi- debía destinar a pagar a sus proveedores, los redireccionaba a solventar los problemas en Italia. La falta de recursos de los proveedores los obligó a bajar la dotación al mínimo, lo que atrasó en primera instancia la PSP -hito clave en el inicio de funcionamiento de una obra de estas características- desde marzo de 2019 a septiembre de ese año.
Posteriormente, el entonces subsecretario de Obras Públicas de la época, Lucas Palacios, aseguró que el hospital iniciaría su piloto a fines de 2019, hecho que finalmente no ocurrió. En el transcurso del año, Meridian tomó el control absoluto de la concesión y sacó a Astaldi de la construcción, poniendo en su lugar a Constructora LyD.
Consultada la Dirección General de Concesiones (DGC) sobre la situación actual del hospital Félix Bulnes, indicaron que la última fecha acordada con la concesionaria fue el 31 de enero pasado.
“Debido al incumplimiento de la sociedad concesionaria, el Ministerio de Obras Públicas (MOP) está en proceso de tramitación de las multas que están definidas en las bases de licitación del contrato, que oscilan entre 160 y 200 UTM por cada día de atraso, totalizando al 31 de enero de 2020 un monto de UTM 58.440 (equivalente a unos $ 2.902 millones)”, señaló la DGC.
“Es importante indicar que estas multas se seguirán aplicando hasta la fecha efectiva de autorización de la puesta en servicio provisoria”, agregó.
A día de hoy, se encuentra una comisión de evaluación en terreno -compuesta por dos personas del MOP y una del Ministerio de Salud-, supervisando la obra diariamente, a fin de poder obtener los permisos finales –entre ellos, la recepción final del hospital- que permitirán comenzar con el piloto de funcionamiento.
Una vez que se cumpla la puesta en servicio provisoria -la que no hay fecha-, se procederá a realizar el traslado de pacientes y mobiliario del antiguo hospital hasta las instalaciones en Huelén 1506, Cerro Navia. Consultado el Ministerio de Salud, señaló que el recinto estará operativo antes que comience el invierno 2020.
El nuevo recinto de alta complejidad más que triplicará la superficie del original hasta los 125 mil metros cuadrados (m2), tendrá 523 camas, 16 pabellones y servicio de hospitalización siquiátrica adulta e infantil. Todo por una inversión de US$ 230 millones.
Ver artículo
Fuente: Diario Financiero, Miércoles 19 de Febrero de 2020

Lo más reciente

CATEGORÍAS

X