Miércoles, Junio 19, 2024

Concepción debe tener densificación equilibrada para mejorar calidad de vida

DIARIO CONCEPCIÓN – Congestión vehicular, saturación de sistemas de alcantarillado y extensos conos de sombra son sólo algunas de las externalidades que generan las edificaciones en altura. Aseguran que se debe buscar el bien común para lograr una ciudad sustentable y sostenible en el tiempo.
Procurar el uso eficiente de la infraestructura pública, promover la equidad social, la relación armónica de las construcciones y el espacio público y favorecer la cohesión urbana son los pilares fundamentales para propiciar una densificación equilibrada.
El tema está en pleno debate en Concepción, producto de la nueva modificación al plan regulador en que el municipio propone alturas de cinco a 18 pisos como máximo en las edificaciones, ideas que serán sometidas al escrutinio popular el 24, 25 y 26 de octubre.
Por ello, buscando ser críticos y también propositivos la organización ciudadana Barrio Oriente, en conjunto con arquitectos, especialistas en planificación urbana y desarrollo de políticas territoriales realizaron en el Museo de Historia Natural un conversatorio, llamado Densificación Equilibrada para el Gran Concepción, con el que buscan ser un aporte para la modificación del instrumento de planificación territorial vigente.
Actualmente, según explicó el arquitecto del departamento de Planificación y Desarrollo Urbano de la Universidad del Bío Bío, Ignacio Bisbal, Concepción tiene una densidad muy baja, cercana a las 20 viviendas por hectárea que no justificaría la creación de torres de hasta 18 pisos en la ciudad.
De hecho, a su juicio, Concepción debe densificarse, pero de manera progresiva. Se debería realizar un estudio detallado sobre las dinámicas de población y crecimiento de la capital regional, que analicen a 15 o 20 años, y luego plantear dónde se realizarán las mayores densificaciones, obviamente priorizando las áreas con mejor transporte y equipamiento.
En Concepción la altura de 18 pisos no tiene sentido, porque es una zona de fuertes terremotos, lo que podría incrementar el riesgo de catástrofes; sus calles de entre 15 y 20 metros de ancho y con edificios de 50 metros de altura que proyectan mucha sombra sobre el espacio público, lo que en una ciudad húmeda y lluviosa puede influir en enfermedades por falta de sol”.
Comentó que es razonable pensar en edificaciones de cinco y siete niveles, y que en las grandes avenidas, como los corredores, lleguen hasta los 30 metros, de tal manera, que no existan grandes diferencias entre las densidades antiguas y las nuevas, buscando un equilibrio.
Lo anterior, a su juicio, se debe complementar con la creación de nuevas áreas verdes, que mejoren la calidad de vida de los sectores.
No existe verdad técnica
El sociólogo y doctor en planificación urbana, Francisco Sabatini, afirmó que no existe una verdad técnica sobre densidad equilibrada, pues en una vereda está el interés económico del sector inmobiliario y en otra el de los ciudadanos que buscan proteger el patrimonio urbano, la calidad de vida y el medio ambiente, lo que resumió como calidad de vida y que, a su juicio, se logra buscando consensos entre ambos sectores.
En términos generales, el docente de la Universidad del BíoBío, ve como positiva la consulta ciudadana que está realizando el municipio al generar participación y espera que las comunidades se vean fortalecidas en el debate y logren cambios que favorezcan la calidad de vida.
Minimizar las externalidades
Aunque parezca obvio, para el sociólogo y doctor en políticas territoriales, Juan Carlos Santa Cruz, en esta discusión se debe poner en primer lugar el bien común. “Hoy se está discutiendo si habrá menos o más rentabilidad para las empresas privadas, como buscando generar las condiciones para ellos, pero hay que buscar lo mejor para la ciudad”.
Para lograrlo propone realizar un correcto diagnóstico de Concepción, pues, a su juicio, se está apostando que en los próximos años lleguen miles de habitantes, a pesar que el crecimiento población en los últimos 15 años sólo es de 3,4%, incluyendo a los estudiantes universitarios. “Concepción está atrayendo poca gente y no se justificaría tener un modelo de ciudad con edificios en altura”.
De hecho, según datos del Censo, en los últimos 15 años han llegado a la capital penquista siete mil personas, es decir, menos de 500 por año. “No tenemos necesidad de crear grandes edificios, se puede densificar y llegar hasta las 30 mil personas con alturas de hasta cinco pisos dando mejores condiciones de vida para la ciudad”.
Santa Cruz dijo que se debe pensar en un proyecto de ciudad que sea sostenible en el tiempo, que resguarde cuerpos de agua y humedales, muchos de los cuáles, según recordó, han sido intervenidos para levantar construcciones.
La fórmula para el profesional es limitar las externalidades, es decir, densificar sin quitar sol, sin saturar la red alcantarillado y calles, creando áreas verdes y espacios públicos.
Lo mejor para la ciudad
No estamos en contra de las construcciones en altura en Concepción, sino de la forma e implicancias que traen para la ciudad como los conos de sombra y congestión vehicular, entre otros, sostuvo Mimi Cavalerie, representante del Movimiento Barrio Oriente Concepción y participante del conversatorio.
“Hay casos de vecinos que en sus patios tenían punteras, pero que producto de edificaciones aledañas ya no funcionan, se secaron las napas (…) y también vemos con preocupación como han ido desapareciendo, principalmente, de 2010 en adelante casas históricas para levantar en el lugar edificios”.
Cavalerie argumentó, al igual que Santa Cruz, que el crecimiento penquista de los últimos años no justifica las edificaciones en altura, sobre todo, porque ven con preocupación que la ciudad no se está desarrollando para los grupos familiares, sino más bien para inversionistas, buscando rentabilidad más que calidad de vida.
Según explicó el grupo ciudadano en el que participa está consolidando toda la información para entregarla al municipio. “Solicitaremos la reunión, a través de la ley de Lobby, buscando que el municipio lo acoja, en post de una ciudad sustentable y sostenible en el tiempo y que mejore las condiciones de vida en la ciudad”.
Es posible
“Creemos que es posible una densificación equilibrada, y armónica con el desarrollo social y productivo que necesita la ciudad”, aseguró Juan Ignacio Lathrop, gerente comercial de Inmobiliaria Lontue.
Sin embargo, comentó que la propuesta municipal, que establece una zonificación estandarizada, no obedece a las distintas dinámicas que tiene, incluso, una misma calle por distintos sectores.
Agregó que inducir a la comunidad a responder si quiere o no una edificación de cinco pisos resulta artificial y sesgado. “Debemos entender la ciudad como un todo, con una propuesta de plan regulador comunal que también vaya de la mano con un nuevo sistema de transporte público, y que considere su dimensión universitaria, de servicios y como anfitrión de grandes eventos”.
Ver artículo
Fuente: Diario Concepción, Domingo 08 de Septiembre de 2019

DIARIO CONCEPCIÓN – Congestión vehicular, saturación de sistemas de alcantarillado y extensos conos de sombra son sólo algunas de las externalidades que generan las edificaciones en altura. Aseguran que se debe buscar el bien común para lograr una ciudad sustentable y sostenible en el tiempo.
Procurar el uso eficiente de la infraestructura pública, promover la equidad social, la relación armónica de las construcciones y el espacio público y favorecer la cohesión urbana son los pilares fundamentales para propiciar una densificación equilibrada.
El tema está en pleno debate en Concepción, producto de la nueva modificación al plan regulador en que el municipio propone alturas de cinco a 18 pisos como máximo en las edificaciones, ideas que serán sometidas al escrutinio popular el 24, 25 y 26 de octubre.
Por ello, buscando ser críticos y también propositivos la organización ciudadana Barrio Oriente, en conjunto con arquitectos, especialistas en planificación urbana y desarrollo de políticas territoriales realizaron en el Museo de Historia Natural un conversatorio, llamado Densificación Equilibrada para el Gran Concepción, con el que buscan ser un aporte para la modificación del instrumento de planificación territorial vigente.
Actualmente, según explicó el arquitecto del departamento de Planificación y Desarrollo Urbano de la Universidad del Bío Bío, Ignacio Bisbal, Concepción tiene una densidad muy baja, cercana a las 20 viviendas por hectárea que no justificaría la creación de torres de hasta 18 pisos en la ciudad.
De hecho, a su juicio, Concepción debe densificarse, pero de manera progresiva. Se debería realizar un estudio detallado sobre las dinámicas de población y crecimiento de la capital regional, que analicen a 15 o 20 años, y luego plantear dónde se realizarán las mayores densificaciones, obviamente priorizando las áreas con mejor transporte y equipamiento.
En Concepción la altura de 18 pisos no tiene sentido, porque es una zona de fuertes terremotos, lo que podría incrementar el riesgo de catástrofes; sus calles de entre 15 y 20 metros de ancho y con edificios de 50 metros de altura que proyectan mucha sombra sobre el espacio público, lo que en una ciudad húmeda y lluviosa puede influir en enfermedades por falta de sol”.
Comentó que es razonable pensar en edificaciones de cinco y siete niveles, y que en las grandes avenidas, como los corredores, lleguen hasta los 30 metros, de tal manera, que no existan grandes diferencias entre las densidades antiguas y las nuevas, buscando un equilibrio.
Lo anterior, a su juicio, se debe complementar con la creación de nuevas áreas verdes, que mejoren la calidad de vida de los sectores.
No existe verdad técnica
El sociólogo y doctor en planificación urbana, Francisco Sabatini, afirmó que no existe una verdad técnica sobre densidad equilibrada, pues en una vereda está el interés económico del sector inmobiliario y en otra el de los ciudadanos que buscan proteger el patrimonio urbano, la calidad de vida y el medio ambiente, lo que resumió como calidad de vida y que, a su juicio, se logra buscando consensos entre ambos sectores.
En términos generales, el docente de la Universidad del BíoBío, ve como positiva la consulta ciudadana que está realizando el municipio al generar participación y espera que las comunidades se vean fortalecidas en el debate y logren cambios que favorezcan la calidad de vida.
Minimizar las externalidades
Aunque parezca obvio, para el sociólogo y doctor en políticas territoriales, Juan Carlos Santa Cruz, en esta discusión se debe poner en primer lugar el bien común. “Hoy se está discutiendo si habrá menos o más rentabilidad para las empresas privadas, como buscando generar las condiciones para ellos, pero hay que buscar lo mejor para la ciudad”.
Para lograrlo propone realizar un correcto diagnóstico de Concepción, pues, a su juicio, se está apostando que en los próximos años lleguen miles de habitantes, a pesar que el crecimiento población en los últimos 15 años sólo es de 3,4%, incluyendo a los estudiantes universitarios. “Concepción está atrayendo poca gente y no se justificaría tener un modelo de ciudad con edificios en altura”.
De hecho, según datos del Censo, en los últimos 15 años han llegado a la capital penquista siete mil personas, es decir, menos de 500 por año. “No tenemos necesidad de crear grandes edificios, se puede densificar y llegar hasta las 30 mil personas con alturas de hasta cinco pisos dando mejores condiciones de vida para la ciudad”.
Santa Cruz dijo que se debe pensar en un proyecto de ciudad que sea sostenible en el tiempo, que resguarde cuerpos de agua y humedales, muchos de los cuáles, según recordó, han sido intervenidos para levantar construcciones.
La fórmula para el profesional es limitar las externalidades, es decir, densificar sin quitar sol, sin saturar la red alcantarillado y calles, creando áreas verdes y espacios públicos.
Lo mejor para la ciudad
No estamos en contra de las construcciones en altura en Concepción, sino de la forma e implicancias que traen para la ciudad como los conos de sombra y congestión vehicular, entre otros, sostuvo Mimi Cavalerie, representante del Movimiento Barrio Oriente Concepción y participante del conversatorio.
“Hay casos de vecinos que en sus patios tenían punteras, pero que producto de edificaciones aledañas ya no funcionan, se secaron las napas (…) y también vemos con preocupación como han ido desapareciendo, principalmente, de 2010 en adelante casas históricas para levantar en el lugar edificios”.
Cavalerie argumentó, al igual que Santa Cruz, que el crecimiento penquista de los últimos años no justifica las edificaciones en altura, sobre todo, porque ven con preocupación que la ciudad no se está desarrollando para los grupos familiares, sino más bien para inversionistas, buscando rentabilidad más que calidad de vida.
Según explicó el grupo ciudadano en el que participa está consolidando toda la información para entregarla al municipio. “Solicitaremos la reunión, a través de la ley de Lobby, buscando que el municipio lo acoja, en post de una ciudad sustentable y sostenible en el tiempo y que mejore las condiciones de vida en la ciudad”.
Es posible
“Creemos que es posible una densificación equilibrada, y armónica con el desarrollo social y productivo que necesita la ciudad”, aseguró Juan Ignacio Lathrop, gerente comercial de Inmobiliaria Lontue.
Sin embargo, comentó que la propuesta municipal, que establece una zonificación estandarizada, no obedece a las distintas dinámicas que tiene, incluso, una misma calle por distintos sectores.
Agregó que inducir a la comunidad a responder si quiere o no una edificación de cinco pisos resulta artificial y sesgado. “Debemos entender la ciudad como un todo, con una propuesta de plan regulador comunal que también vaya de la mano con un nuevo sistema de transporte público, y que considere su dimensión universitaria, de servicios y como anfitrión de grandes eventos”.
Ver artículo
Fuente: Diario Concepción, Domingo 08 de Septiembre de 2019

TITULARES