Miércoles, Agosto 4, 2021

Competitividad para transformarse

DIARIO FINANCIERO – El Informe de Competitividad Global que anualmente presenta el World Economic Forum esta vez no pudo realizarse del modo tradicional, por las dificultades en la recolección de datos. Alternativamente, se creó un indicador que mide la capacidad de las economías para transformarse luego de la pandemia, que fue aplicado a un número más reducido de 37 países.

Chile ocupó la posición 25, en la mitad inferior de la tabla. No obstante, la mayoría de los países que nos anteceden son ya economías desarrolladas, y la economía chilena aparece superando a países como Italia y Rusia, además de los latinoamericanos Brasil, Argentina y México. A nivel de subíndices específicos, Chile obtiene la mejor ubicación en infraestructura sanitaria y en el marco tributario para un trabajo de cooperación internacional; las posiciones más bajas corresponden al marco regulatorio para la cuarta revolución industrial, así como en la inversión en I+D e incentivos existentes para promover actividades de este tipo.
Estos resultados no deberían ser motivo de sorpresa, pues el diagnóstico es conocido hace ya tiempo y ha faltado la voluntad política para avanzar en la dirección requerida. La utilidad de este indicador elaborado en forma excepcional es que permite levantar la mirada y abordar los problemas que nos aquejan con una visión de mediano y largo plazo, por encima de las escaramuzas del día a día que hoy concentran el debate y el quehacer político.
Además de los efectos de corto plazo de la pandemia, ha provocado cambios que se van a mantener en un grado importante hacia el futuro, tanto en la manera de trabajar como de relacionarse, a lo que habría que agregar el e-commerce y las operaciones financieras realizadas en forma electrónica.
Los países que mejor se adapten a esta nueva realidad van a ser aquellos donde los marcos regulatorios sean más flexibles y donde la digitalización pueda capilarizar con mayor profundidad y alcance. En esto Chile está al debe, pero a la vez enfrenta una oportunidad de avance que no se puede desaprovechar.
Ver artículo
Fuente: Diario Financiero, Miércoles 16 de Diciembre de 2020

DIARIO FINANCIERO – El Informe de Competitividad Global que anualmente presenta el World Economic Forum esta vez no pudo realizarse del modo tradicional, por las dificultades en la recolección de datos. Alternativamente, se creó un indicador que mide la capacidad de las economías para transformarse luego de la pandemia, que fue aplicado a un número más reducido de 37 países.

Chile ocupó la posición 25, en la mitad inferior de la tabla. No obstante, la mayoría de los países que nos anteceden son ya economías desarrolladas, y la economía chilena aparece superando a países como Italia y Rusia, además de los latinoamericanos Brasil, Argentina y México. A nivel de subíndices específicos, Chile obtiene la mejor ubicación en infraestructura sanitaria y en el marco tributario para un trabajo de cooperación internacional; las posiciones más bajas corresponden al marco regulatorio para la cuarta revolución industrial, así como en la inversión en I+D e incentivos existentes para promover actividades de este tipo.
Estos resultados no deberían ser motivo de sorpresa, pues el diagnóstico es conocido hace ya tiempo y ha faltado la voluntad política para avanzar en la dirección requerida. La utilidad de este indicador elaborado en forma excepcional es que permite levantar la mirada y abordar los problemas que nos aquejan con una visión de mediano y largo plazo, por encima de las escaramuzas del día a día que hoy concentran el debate y el quehacer político.
Además de los efectos de corto plazo de la pandemia, ha provocado cambios que se van a mantener en un grado importante hacia el futuro, tanto en la manera de trabajar como de relacionarse, a lo que habría que agregar el e-commerce y las operaciones financieras realizadas en forma electrónica.
Los países que mejor se adapten a esta nueva realidad van a ser aquellos donde los marcos regulatorios sean más flexibles y donde la digitalización pueda capilarizar con mayor profundidad y alcance. En esto Chile está al debe, pero a la vez enfrenta una oportunidad de avance que no se puede desaprovechar.
Ver artículo
Fuente: Diario Financiero, Miércoles 16 de Diciembre de 2020

TITULARES

X