Jueves, Junio 20, 2024

Columna de Jorge Heine: La odisea del cable al Asia-Pacífico

LA TERCERA – Se ha anunciado que va el proyecto del cable de fibra óptica de Chile a Australia, en un joint venture del gobierno de Chile con Google. Vivimos en la era digital, Chile es un país finis terrae, que depende del comercio internacional y la inversión extranjera, para lo cual la conectividad es decisiva. En un sentido, no deja de ser una buena noticia. Pero en otro, no tanto.

El proyecto se origina en una propuesta del gobierno de Chile a China en enero de 2016, con ocasión de una visita a ese país del entonces subsecretario de Telecomunicaciones, Pedro Huichalaf, para instalar un cable de internet de Valparaíso a Shanghái. Ello llenaría un vacío, ya que no hay ningún cable que conecte a Asia con Sudamérica. El tráfico electrónico entre ambas regiones se hace vía Norteamérica, con el consiguiente costo y demora adicional. Con el cable entre Chile y China, Chile pasaría a ser la puerta digital de Asia a Sudamérica. China es no solo el mayor socio comercial de Chile, sino que también el de Sudamérica en su conjunto.

Chile y China firmaron un Memorándum de Entendimiento al respecto, y luego se realizó un estudio de prefactibilidad. Con el cambio de gobierno en Chile, el proyecto perdió prioridad. El golpe de gracia, sin embargo, se lo dio el gobierno del Presidente Trump. En abril de 2019 visitó Chile el secretario de Estado Mike Pompeo y le leyó la cartilla al gobierno de Chile. El proyecto del cable a China era inaceptable para el Tío Sam. El gobierno del Presidente Piñera agachó el moño y canceló el proyecto. Al poco tiempo, sin embargo, para dar la impresión que algo se haría, se anunció con bombos y platillos un proyecto de cable a Australia cuyo propósito nunca quedó claro -Australia es un país con el cual el comercio bilateral (y con Sudamérica) es casi inexistente. Para sorpresa de nadie, ese proyecto se cayó hace unos meses cuando uno de los inversionistas , H4, se bajó.

Como escribí en esta columna, ese habría sido el momento de retomar el proyecto original de Chile, concebido en forma visionaria en el gobierno de la Presidenta Bachelet, y volver al cable de Valparaíso a Shanghái. Ello habría significado vincularnos directamente con la segunda mayor potencia económica, nuestro mayor socio comercial y maximizar el desarrollo del tan mentado lema, “Chile, país digital”. Por algún insondable motivo, sin embargo, este gobierno ha insistido en el proyecto del gobierno anterior, y en impulsar un cable con un país con el cual la demanda por comunicación digital es casi inexistente, pero que calza con los planes de expansión de una gran multinacional estadounidense -¡Chile financiando a Google!- que además exige excluir a Isla de Pascua y a Juan Fernández del trazado, algo a lo que Chile habría accedido. Para un país que se ufana de su condición de país pionero en Asia, todo esto constituye un renuncio de envergadura. La prensa internacional ha leído el anuncio de este proyecto en clave geopolítica, que es la forma correcta de hacerlo.

Por Jorge Heine, profesor de Relaciones Internacionales, Universidad de Boston

Fuente: La Tercera, Jueves 18 de Enero de 2024

LA TERCERA – Se ha anunciado que va el proyecto del cable de fibra óptica de Chile a Australia, en un joint venture del gobierno de Chile con Google. Vivimos en la era digital, Chile es un país finis terrae, que depende del comercio internacional y la inversión extranjera, para lo cual la conectividad es decisiva. En un sentido, no deja de ser una buena noticia. Pero en otro, no tanto.

El proyecto se origina en una propuesta del gobierno de Chile a China en enero de 2016, con ocasión de una visita a ese país del entonces subsecretario de Telecomunicaciones, Pedro Huichalaf, para instalar un cable de internet de Valparaíso a Shanghái. Ello llenaría un vacío, ya que no hay ningún cable que conecte a Asia con Sudamérica. El tráfico electrónico entre ambas regiones se hace vía Norteamérica, con el consiguiente costo y demora adicional. Con el cable entre Chile y China, Chile pasaría a ser la puerta digital de Asia a Sudamérica. China es no solo el mayor socio comercial de Chile, sino que también el de Sudamérica en su conjunto.

Chile y China firmaron un Memorándum de Entendimiento al respecto, y luego se realizó un estudio de prefactibilidad. Con el cambio de gobierno en Chile, el proyecto perdió prioridad. El golpe de gracia, sin embargo, se lo dio el gobierno del Presidente Trump. En abril de 2019 visitó Chile el secretario de Estado Mike Pompeo y le leyó la cartilla al gobierno de Chile. El proyecto del cable a China era inaceptable para el Tío Sam. El gobierno del Presidente Piñera agachó el moño y canceló el proyecto. Al poco tiempo, sin embargo, para dar la impresión que algo se haría, se anunció con bombos y platillos un proyecto de cable a Australia cuyo propósito nunca quedó claro -Australia es un país con el cual el comercio bilateral (y con Sudamérica) es casi inexistente. Para sorpresa de nadie, ese proyecto se cayó hace unos meses cuando uno de los inversionistas , H4, se bajó.

Como escribí en esta columna, ese habría sido el momento de retomar el proyecto original de Chile, concebido en forma visionaria en el gobierno de la Presidenta Bachelet, y volver al cable de Valparaíso a Shanghái. Ello habría significado vincularnos directamente con la segunda mayor potencia económica, nuestro mayor socio comercial y maximizar el desarrollo del tan mentado lema, “Chile, país digital”. Por algún insondable motivo, sin embargo, este gobierno ha insistido en el proyecto del gobierno anterior, y en impulsar un cable con un país con el cual la demanda por comunicación digital es casi inexistente, pero que calza con los planes de expansión de una gran multinacional estadounidense -¡Chile financiando a Google!- que además exige excluir a Isla de Pascua y a Juan Fernández del trazado, algo a lo que Chile habría accedido. Para un país que se ufana de su condición de país pionero en Asia, todo esto constituye un renuncio de envergadura. La prensa internacional ha leído el anuncio de este proyecto en clave geopolítica, que es la forma correcta de hacerlo.

Por Jorge Heine, profesor de Relaciones Internacionales, Universidad de Boston

Fuente: La Tercera, Jueves 18 de Enero de 2024

TITULARES