Lunes, Junio 21, 2021

Ciudad y transporte: medidas básicas para una mayor eficiencia, por Sonia Tschorne

LA TERCERA – Para este año se espera un récord de ventas de automóviles, estimándose que entrarán al mercado cerca de 400 mil nuevas unidades. La misma tendencia se replicará a nivel de vehículos de carga, para los que se proyecta un aumento cercano al 15% respecto a 2017, acentuando los problemas de congestión en las grandes urbes, como Santiago, Valparaíso – Viña y el Gran Concepción, por mencionar algunas.

En un contexto de permanente debate sobre la primacía de un modo sobre otro, es clave entender que en los temas de la movilidad urbana cada forma de desplazamiento tiene un rol, y en una ciudad se complementan peatones ciclistas, transporte público, vehículos de carga y los autos, formando un sistema para una movilidad más eficiente.

Este sistema busca satisfacer la necesidad de las personas de movilizarse cotidianamente desde sus hogares hasta sus lugares de empleo o estudio. Lo mismo ocurre con los bienes que se transportan desde sus lugares de origen hacia los más diversos destinos.

Entendiendo que los desplazamientos cotidianos de las personas y bienes son una necesidad, se debe apuntar a mejorar las condiciones en que estas actividades se desarrollan, donde la planificación urbana y la regulación de los distintos modos son factores claves, tanto para corregir externalidades, así como para planificar las oportunidades que ofrece el desarrollo de una infraestructura de soporte, tales como más vías exclusivas para el transporte público, establecer centros de distribución mixtos con redes especializadas, estacionamientos para bicicletas, carga y autos, estaciones de intercambio de modos, entre otros.

Desde la gestión, debemos ser capaces de utilizar nuevos mecanismos, sistemas inteligentes y tecnología de punta, así como aprovechar la mayor eficiencia que puede ofrecer el involucramiento activo del sector público y privado a fin de potenciar los territorios y transformarlos.

Para avanzar de manera decidida en esto, fortalezcamos el rol del Comité interministerial Ciudad, Vivienda y Territorio, delegando en instancias intersectoriales y territoriales la definición de políticas y planes de inversión que den cuenta de cada realidad y necesidad. De esta forma, lograremos avanzar hacia la construcción de una mayor dignidad de la experiencia de viaje de las personas, independiente del modo de transporte que puedan utilizar.

Ver Artículo

Fuente: La Tercera, Jueves 31 de mayo de 2018

LA TERCERA – Para este año se espera un récord de ventas de automóviles, estimándose que entrarán al mercado cerca de 400 mil nuevas unidades. La misma tendencia se replicará a nivel de vehículos de carga, para los que se proyecta un aumento cercano al 15% respecto a 2017, acentuando los problemas de congestión en las grandes urbes, como Santiago, Valparaíso – Viña y el Gran Concepción, por mencionar algunas.

En un contexto de permanente debate sobre la primacía de un modo sobre otro, es clave entender que en los temas de la movilidad urbana cada forma de desplazamiento tiene un rol, y en una ciudad se complementan peatones ciclistas, transporte público, vehículos de carga y los autos, formando un sistema para una movilidad más eficiente.

Este sistema busca satisfacer la necesidad de las personas de movilizarse cotidianamente desde sus hogares hasta sus lugares de empleo o estudio. Lo mismo ocurre con los bienes que se transportan desde sus lugares de origen hacia los más diversos destinos.

Entendiendo que los desplazamientos cotidianos de las personas y bienes son una necesidad, se debe apuntar a mejorar las condiciones en que estas actividades se desarrollan, donde la planificación urbana y la regulación de los distintos modos son factores claves, tanto para corregir externalidades, así como para planificar las oportunidades que ofrece el desarrollo de una infraestructura de soporte, tales como más vías exclusivas para el transporte público, establecer centros de distribución mixtos con redes especializadas, estacionamientos para bicicletas, carga y autos, estaciones de intercambio de modos, entre otros.

Desde la gestión, debemos ser capaces de utilizar nuevos mecanismos, sistemas inteligentes y tecnología de punta, así como aprovechar la mayor eficiencia que puede ofrecer el involucramiento activo del sector público y privado a fin de potenciar los territorios y transformarlos.

Para avanzar de manera decidida en esto, fortalezcamos el rol del Comité interministerial Ciudad, Vivienda y Territorio, delegando en instancias intersectoriales y territoriales la definición de políticas y planes de inversión que den cuenta de cada realidad y necesidad. De esta forma, lograremos avanzar hacia la construcción de una mayor dignidad de la experiencia de viaje de las personas, independiente del modo de transporte que puedan utilizar.

Ver Artículo

Fuente: La Tercera, Jueves 31 de mayo de 2018

Lo más reciente

CATEGORÍAS

X