Sábado, Abril 13, 2024

Circularidad en las ciudades: estudio entrega claves para el desarrollo urbano sostenible

EL MOSTRADOR – Quillota Respira es el proyecto de arborización urbana más grande de Chile, resultado de una alianza entre el sector público, privado y la academia, con el objetivo de mitigar algunos de los efectos del cambio climático.

La iniciativa busca plantar 1 árbol por cada habitante, totalizando 100.000 árboles en un plazo de cinco años y transformando en agentes de cambio a distintos actores para mejorar el diseño urbano y las condiciones ambientales de la ciudad.

En esa línea, ya son muchos los gobiernos de la región que han dado pasos significativos en la implementación de iniciativas circulares.

La firma de la Declaración de Ciudades Circulares de América Latina y el Caribe en 2021, reflejó justamente ese fenómeno, reuniendo a distintos actores de centros urbanos que reconocen la urgencia de la crisis medioambiental y se comprometen con un conjunto de medidas para avanzar hacia una transición urbana con miras a la sostenibilidad.

Sin embargo, es necesario generar herramientas concretas que permitan compartir conocimientos y estrategias que apunten a establecer ese nuevo paradigma sostenible.

Estudio para avanzar a la circularidad urbana

En ese contexto, Enel y el Centro de Innovación de Ciudades de la Facultad de Arquitectura de la Universidad del Desarrollo (UDD) se unieron para proponer un marco de referencia para las ciudades signatarias de la Declaración de Ciudades Circulares de América Latina y del Caribe, orientado a que cada una pueda realizar un diagnóstico de sus avances y revisar casos de buenas prácticas.

Se trata de un documento que propone 16 pasos para avanzar hacia la circularidad urbana divididos en tres etapas: definir un enfoque, diseñar una estrategia y ejecutar acciones. Además, destaca casos de éxito implementados en Quillota, Santiago, Buenos Aires, Bogotá, Lima y Ciudad de México, entro otros centros urbanos.

El estudio sintetiza conceptos asociados a la circularidad, presentan casos de proyectos e implementación de cadenas de valor que ya se están llevando a cabo en las ciudades de la región, y se proponen distintas líneas de trabajo.

Francisca Astaburuaga, directora del Centro de Innovación en Ciudades de la Facultad de Arquitectura y Arte UDD , explicó que se analizó cómo se puede aplicar la cicularidad en seis ámbitos: energía, construcción, alimentos, residuos domiciliarios, industria manufacturera y movilidad.

“Esto con el objetivo de que las ciudades tengan la oportunidad de compartir y explorar experiencias innovadoras, generar sinergias y avanzar en materia de economía circular, tomando como referencias proyectos de vanguardia y políticas públicas dinámicas”, detalló.

El documento fue presentado esta semana durante el encuentro “La Economía Circular: una estrategia transectorial para el desarrollo sostenible”, organizado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

“La economía circular avanza en la región. Por lo menos ocho países hoy implementan estrategias enfocadas en mantener cada vez más materiales en el circuito económico de manera eficiente”, comentó Joseluis Samaniego, director de la División de Desarrollo Sostenible y Asentamientos Humanos de la Cepal

Agregó que “aún existen brechas y es necesario consolidar aspectos regulatorios, pero hay potencial de expansión y casos interesantes de mejoras tecnológicas y proyectos que dan cuenta de un compromiso real”.

En esta línea, Karla Zapata, gerenta general de Enel X Chile, apuntó que “la circularidad es un factor acelerador para el desarrollo sostenible de las ciudades. En este sentido, las ciudades son un gran laboratorio donde la tecnología y la innovación juegan un papel fundamental para construir una infraestructura eléctrica digital, inteligente y sostenible”

El estudio tiene como propósito promover un esquema de economía circular, basado en insumos de materiales y de energía renovables, alargando la vida de los bienes, compartiendo y cerrando ciclos.

Ver artículo

Fuente: El Mostrador, Domingo 02 de Abril de 2023

EL MOSTRADOR – Quillota Respira es el proyecto de arborización urbana más grande de Chile, resultado de una alianza entre el sector público, privado y la academia, con el objetivo de mitigar algunos de los efectos del cambio climático.

La iniciativa busca plantar 1 árbol por cada habitante, totalizando 100.000 árboles en un plazo de cinco años y transformando en agentes de cambio a distintos actores para mejorar el diseño urbano y las condiciones ambientales de la ciudad.

En esa línea, ya son muchos los gobiernos de la región que han dado pasos significativos en la implementación de iniciativas circulares.

La firma de la Declaración de Ciudades Circulares de América Latina y el Caribe en 2021, reflejó justamente ese fenómeno, reuniendo a distintos actores de centros urbanos que reconocen la urgencia de la crisis medioambiental y se comprometen con un conjunto de medidas para avanzar hacia una transición urbana con miras a la sostenibilidad.

Sin embargo, es necesario generar herramientas concretas que permitan compartir conocimientos y estrategias que apunten a establecer ese nuevo paradigma sostenible.

Estudio para avanzar a la circularidad urbana

En ese contexto, Enel y el Centro de Innovación de Ciudades de la Facultad de Arquitectura de la Universidad del Desarrollo (UDD) se unieron para proponer un marco de referencia para las ciudades signatarias de la Declaración de Ciudades Circulares de América Latina y del Caribe, orientado a que cada una pueda realizar un diagnóstico de sus avances y revisar casos de buenas prácticas.

Se trata de un documento que propone 16 pasos para avanzar hacia la circularidad urbana divididos en tres etapas: definir un enfoque, diseñar una estrategia y ejecutar acciones. Además, destaca casos de éxito implementados en Quillota, Santiago, Buenos Aires, Bogotá, Lima y Ciudad de México, entro otros centros urbanos.

El estudio sintetiza conceptos asociados a la circularidad, presentan casos de proyectos e implementación de cadenas de valor que ya se están llevando a cabo en las ciudades de la región, y se proponen distintas líneas de trabajo.

Francisca Astaburuaga, directora del Centro de Innovación en Ciudades de la Facultad de Arquitectura y Arte UDD , explicó que se analizó cómo se puede aplicar la cicularidad en seis ámbitos: energía, construcción, alimentos, residuos domiciliarios, industria manufacturera y movilidad.

“Esto con el objetivo de que las ciudades tengan la oportunidad de compartir y explorar experiencias innovadoras, generar sinergias y avanzar en materia de economía circular, tomando como referencias proyectos de vanguardia y políticas públicas dinámicas”, detalló.

El documento fue presentado esta semana durante el encuentro “La Economía Circular: una estrategia transectorial para el desarrollo sostenible”, organizado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

“La economía circular avanza en la región. Por lo menos ocho países hoy implementan estrategias enfocadas en mantener cada vez más materiales en el circuito económico de manera eficiente”, comentó Joseluis Samaniego, director de la División de Desarrollo Sostenible y Asentamientos Humanos de la Cepal

Agregó que “aún existen brechas y es necesario consolidar aspectos regulatorios, pero hay potencial de expansión y casos interesantes de mejoras tecnológicas y proyectos que dan cuenta de un compromiso real”.

En esta línea, Karla Zapata, gerenta general de Enel X Chile, apuntó que “la circularidad es un factor acelerador para el desarrollo sostenible de las ciudades. En este sentido, las ciudades son un gran laboratorio donde la tecnología y la innovación juegan un papel fundamental para construir una infraestructura eléctrica digital, inteligente y sostenible”

El estudio tiene como propósito promover un esquema de economía circular, basado en insumos de materiales y de energía renovables, alargando la vida de los bienes, compartiendo y cerrando ciclos.

Ver artículo

Fuente: El Mostrador, Domingo 02 de Abril de 2023

TITULARES