Miércoles, Abril 24, 2024

China y Huawei proponen la reinvención de Internet

DIARIO FINANCIERO – La idea forma parte de un trabajo conjunto entre el Ministerio de Industria e Información Tecnológica del país asiático, las empresas estatales China Unicorn y China Telecom, y el gigante de telecomunicaciones Huawei.
Desde septiembre de 2019, China se planteó un nuevo objetivo: reinventar Internet y reemplazar la arquitectura tecnológica que ha sustentado a la web durante medio siglo. Pero no fue sino hasta ahora, en medio de la crisis del coronavirus, cuando se dieron a conocer los detalles del radical cambio propuesto desde Beijing.
La idea forma parte de un trabajo conjunto entre el Ministerio de Industria e Información Tecnológica del país asiático, las empresas estatales China Unicorn y China Telecom, y el gigante de telecomunicaciones Huawei.

Una docena de ingenieros arribó en septiembre a la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) de la Organización de Naciones Unidas en Ginebra, con el polémico proyecto en mano. Sus promotores dicen que está dirigido a habilitar tecnologías de vanguardia, como hologramas y vehículos autónomos, pero los críticos en Occidente advierten por elementos autoritarios sobre la web.
A juicio de autoridades del Reino Unido, Suecia y Estados Unidos, la propuesta -que busca reemplazar a la tradicional dirección IP- dividiría el Internet global y otorgaría a los proveedores de servicios estatales un control granular sobre el uso de la web por parte de los ciudadanos. Hasta ahora, sólo Rusia ha respaldado la iniciativa y se estima que Arabia Saudita podría sumarse.
Según el diario británico Financial Times, que tuvo acceso al documento entregado a la ONU, la industria y los gobiernos se enfrentan a dos visiones de competencia muy distintas. “Una muy libre, abierta (…) sin intervención del gobierno (…) y otra mucho más controlada y regulada por los gobiernos”, dijeron fuentes al medio.
Lo clave de que se dé a conocer ahora es que, en medio de la crisis por el Covid-19, han surgido muchas denuncias y reportes de control de la administración de Xi Jinping sobre la información relacionada al brote.
El rol de Huawei
Huawei indicó que partes de la tecnología para la nueva arquitectura de red ya se están fabricando, con la ayuda de múltiples Estados y empresas, pero adelantó que no dará a conocer a los involucrados. Las pruebas se empezarán a realizar a inicio de 2021.
La firma describe en el proyecto que la infraestructura de Internet que sustenta hoy las redes globales (las IP) son “inestables” y “vastamente insuficientes” para cumplir con los requisitos del mundo digital para 2030, incluidos los autos sin conductor, el Internet de las Cosas y la “teletransportación holo-sentido” (mejor conocidos como hologramas).
Todo ello quedaría resuelto por las “Nuevas IP”, que permitirán cumplir con los requisitos técnicos de un mundo digital en rápida evolución.
¿Qué tan diferente es la “Nueva IP” que se plantea desde Beijing?
La estructura de Internet que actualmente está vigente funciona a través de una dirección (o IP) del computador con la que se identifica al equipo al que va a llegar la información que es luego procesada a la velocidad de la luz.
Según Huawei, la “Nueva IP” es un “sistema de direccionamiento IP más dinámico”, según un documento compartido con el FT. Sus ingenieros describen cómo Internet se está dividiendo cada vez más en varias redes separadas, como las redes de comunicaciones privadas y las transmitidas por satélites.
Por ello es que se necesita un sistema de direcciones más eficiente para las tecnologías emergentes.
Los planes apuntan a que la nueva IP permita que los dispositivos dentro de la misma red se comuniquen directamente entre sí sin tener que enviar información a través de Internet.
Además, habría un “comando de silencio” donde un punto central de la red podría cortar efectivamente la comunicación hacia o desde una dirección particular. De esta forma, habría un “desvío fundamental” del modelo de red actual que actúa simplemente como un mensajero.
La preocupación, entonces, surge por cuánto control podrían tener los gobiernos u operadores sobre las direcciones IP.
Los críticos en los gobiernos antagónicos al chino dicen que el nuevo protocolo requeriría que la red tenga “características de seguimiento” responsables de autenticar y autorizar que se agreguen nuevas direcciones a una red.
Ver artículo
Fuente: Diario Financiero, Martes 31 de Marzo de 2020

DIARIO FINANCIERO – La idea forma parte de un trabajo conjunto entre el Ministerio de Industria e Información Tecnológica del país asiático, las empresas estatales China Unicorn y China Telecom, y el gigante de telecomunicaciones Huawei.
Desde septiembre de 2019, China se planteó un nuevo objetivo: reinventar Internet y reemplazar la arquitectura tecnológica que ha sustentado a la web durante medio siglo. Pero no fue sino hasta ahora, en medio de la crisis del coronavirus, cuando se dieron a conocer los detalles del radical cambio propuesto desde Beijing.
La idea forma parte de un trabajo conjunto entre el Ministerio de Industria e Información Tecnológica del país asiático, las empresas estatales China Unicorn y China Telecom, y el gigante de telecomunicaciones Huawei.

Una docena de ingenieros arribó en septiembre a la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) de la Organización de Naciones Unidas en Ginebra, con el polémico proyecto en mano. Sus promotores dicen que está dirigido a habilitar tecnologías de vanguardia, como hologramas y vehículos autónomos, pero los críticos en Occidente advierten por elementos autoritarios sobre la web.
A juicio de autoridades del Reino Unido, Suecia y Estados Unidos, la propuesta -que busca reemplazar a la tradicional dirección IP- dividiría el Internet global y otorgaría a los proveedores de servicios estatales un control granular sobre el uso de la web por parte de los ciudadanos. Hasta ahora, sólo Rusia ha respaldado la iniciativa y se estima que Arabia Saudita podría sumarse.
Según el diario británico Financial Times, que tuvo acceso al documento entregado a la ONU, la industria y los gobiernos se enfrentan a dos visiones de competencia muy distintas. “Una muy libre, abierta (…) sin intervención del gobierno (…) y otra mucho más controlada y regulada por los gobiernos”, dijeron fuentes al medio.
Lo clave de que se dé a conocer ahora es que, en medio de la crisis por el Covid-19, han surgido muchas denuncias y reportes de control de la administración de Xi Jinping sobre la información relacionada al brote.
El rol de Huawei
Huawei indicó que partes de la tecnología para la nueva arquitectura de red ya se están fabricando, con la ayuda de múltiples Estados y empresas, pero adelantó que no dará a conocer a los involucrados. Las pruebas se empezarán a realizar a inicio de 2021.
La firma describe en el proyecto que la infraestructura de Internet que sustenta hoy las redes globales (las IP) son “inestables” y “vastamente insuficientes” para cumplir con los requisitos del mundo digital para 2030, incluidos los autos sin conductor, el Internet de las Cosas y la “teletransportación holo-sentido” (mejor conocidos como hologramas).
Todo ello quedaría resuelto por las “Nuevas IP”, que permitirán cumplir con los requisitos técnicos de un mundo digital en rápida evolución.
¿Qué tan diferente es la “Nueva IP” que se plantea desde Beijing?
La estructura de Internet que actualmente está vigente funciona a través de una dirección (o IP) del computador con la que se identifica al equipo al que va a llegar la información que es luego procesada a la velocidad de la luz.
Según Huawei, la “Nueva IP” es un “sistema de direccionamiento IP más dinámico”, según un documento compartido con el FT. Sus ingenieros describen cómo Internet se está dividiendo cada vez más en varias redes separadas, como las redes de comunicaciones privadas y las transmitidas por satélites.
Por ello es que se necesita un sistema de direcciones más eficiente para las tecnologías emergentes.
Los planes apuntan a que la nueva IP permita que los dispositivos dentro de la misma red se comuniquen directamente entre sí sin tener que enviar información a través de Internet.
Además, habría un “comando de silencio” donde un punto central de la red podría cortar efectivamente la comunicación hacia o desde una dirección particular. De esta forma, habría un “desvío fundamental” del modelo de red actual que actúa simplemente como un mensajero.
La preocupación, entonces, surge por cuánto control podrían tener los gobiernos u operadores sobre las direcciones IP.
Los críticos en los gobiernos antagónicos al chino dicen que el nuevo protocolo requeriría que la red tenga “características de seguimiento” responsables de autenticar y autorizar que se agreguen nuevas direcciones a una red.
Ver artículo
Fuente: Diario Financiero, Martes 31 de Marzo de 2020

TITULARES