Domingo, Junio 13, 2021

Chile: US$333 millones costaría una red de fibra óptica resiliente para el 90% de la población

TRENDTIC – Actualmente la importancia de internet la ha transformado en una infraestructura crítica para la ciudadanía, especialmente en casos de emergencias y catástrofes. El riesgo de falla de este sistema existe, lo que ha quedado demostrado en caso de catástrofes.

Internet es una red resiliente por diseño, preparada para corregir fallas parciales y para continuar en operaciones mientras existan caminos alternativos disponibles. La mayoría de los países disponen de esos caminos alternativos en forma natural, al tener que aumentar la cobertura de los servicios para cubrir todo el territorio. Pero Chile, debido a su excepcional geografía de forma tan lineal y estrecha, no siempre cuenta con trazados alternativos.

“Internet se ha transformado de manera vertiginosa en la infraestructura crucial para la operación de un segmento importante de la economía y es el acceso a múltiples servicios requeridos por toda la sociedad”, comentó el profesor José Miguel Piquer, director del proyecto, agregando que “el ofrecer la misma calidad de servicio y ancho de banda de Internet en todo el territorio nacional debe ser una prioridad estratégica nacional. Como fue el tren y las autopistas en el siglo pasado, el llegar con Fibra Óptica a todas las comunas permitirá otorgar robustez, velocidad y calidad para el Internet del siglo XXI”. Ese es el objetivo de esta iniciativa que tomó el nombre de Yafün, palabra del mapudungún que quiere decir ser fuerte, duro o resistente.

De esta manera, NIC Chile realizó el estudio sobre la resiliencia de la infraestructura de Fibra Internet en Chile, recorriendo más de 26 mil kilómetros de caminos, verificando la existencia de tendidos de fibra óptica, en 345 comunas del país.

El trabajo, desarrollado durante casi tres años, permitió identificar las carreteras de fibra óptica existentes en todo el país, el alcance de la cobertura y las vulnerabilidades asociadas a la recurrencia de cortes en el servicio, particularmente ante desastres. A partir de esta indagación, el equipo elaboró propuestas para avanzar hacia una cobertura total de internet en el territorio, robusta y resiliente.

Los resultados fueron presentados el pasado lunes 17 de diciembre en la Casa Central de la Universidad de Chile, ocasión en la que la subsecretaria de Telecomunicaciones, Pamela Gidi, valoró el esfuerzo que significó este trabajo, el cual -aseguró- impactará las futuras políticas que se están impulsando en el área. “Esta información la estamos usando en una de las mesas que conformamos en Compromiso País para abordar la vulnerabilidad por falta de conectividad en 1.495 localidades. Hay una disparidad muy grande en nuestro país. Todavía hay 44 por ciento de los hogares de Chile que no tienen acceso a internet. Este proyecto nos ayuda a saber dónde está la fibra óptica para generar políticas que nos permitan llegar a esas familias. Sabiendo lo que hay, se pueden generar políticas y planes para cerrar brechas, fortalecer la infraestructura y crear resiliencia”, señaló.

Fibra Óptica frágil

De acuerdo al estudio, unas 38 comunas no recibirían fibra óptica y más de 80 no contarían con una red continua hacia localidades contiguas, cifras que plantean una panorámica sobre la poca resiliencia de nuestra infraestructura asociada. “Se observó que un 89% de las comunas reciben fibra óptica, pero sólo pudo validarse que un 76% estaban conectadas entre sí”, indica el informe técnico elaborado a partir de este trabajo. Por otra parte, se identificó una serie de problemas relacionados con la calidad de la red existente, que tienen que ver con mantención, cables en desuso, arreglos “a la chilena”, falta de fiscalización y desorden, deficiencias que deberían ser debidamente reglamentadas, concluye Marcelo Valenzuela, ingeniero del equipo que impulsó este trabajo.

El director de NIC Chile, Patricio Poblete, explicó que esta vulnerabilidad evidenciada por nuestra infraestructura fue la principal motivación del estudio. “Lo fundamental era conocer el mapa de los cables de fibra óptica. Hoy todo es inalámbrico, pero para que eso funcione tiene que haber una red cableada que es importante que opere de manera ininterrumpida.Gracias a los resultados de este proyecto, hoy conocemos el estado real de la fibra óptica de Chile y podemos -en base a eso- proyectar su crecimiento y fortalecimiento. El acceso de todo Chile a la red implica mejores oportunidades para todos”, comentó.

Propuestas para mejorar red de Fibra Óptica

El documento presenta dos propuestas que consideran cobertura total de las comunas del país, pero varían en la robustez de la red.

La primera de ellas considera asegurar una red robusta a un 90% de la población del país. Este porcentaje se concentra en 165 comunas, que corresponden a un 48 % del total. Para el 52 % restante se considera enlace simple.Esta alternativa propone la construcción total o parcial de 160 tendidos entre comunas, de las cuales 3 son submarinas. Adicionalmente se requiere la construcción de 4 conexiones entre comunas donde no existen rutas alternativas en la documentación disponible. Los montos asociados son de: USD$166 millones de tendido aéreo, USD$161 millones de tendido submarino, y una estimación de USD$6 millones en rutas actualmente no documentadas. En suma, la primera propuesta tiene un costo de USD$333 millones.

La segunda propuesta, presentada a modo de comparación con las dos anteriores, es entregar un 100 % de cobertura en fibra óptica al país por rutas disjuntas, sin asegurar mayor robustez de la red. Esto implica que el corte de ciertos enlaces podría dejar a una gran población del país desconectada de internet. Esta propuesta consiste en la construcción total o parcial de 122 tendidos entre comunas, de las cuales 3 son submarinas. Adicionalmente se requiere la construcción de 2 conexiones entre comunas por rutas que no están documentadas equivalentes a 144 kilómetros de tendido (considerando conexiones directas). Los montos asociados son de: USD$123 millones de tendido aéreo, USD$161 millones de tendido submarino, y una estimación de USD$5 millones en rutas actualmente no documentadas. En suma, la segunda propuesta tiene un costo de USD$289 millones.

Ver artículo

Fuente: Trendtic, jueves 20 de diciembre de 2018

TRENDTIC – Actualmente la importancia de internet la ha transformado en una infraestructura crítica para la ciudadanía, especialmente en casos de emergencias y catástrofes. El riesgo de falla de este sistema existe, lo que ha quedado demostrado en caso de catástrofes.

Internet es una red resiliente por diseño, preparada para corregir fallas parciales y para continuar en operaciones mientras existan caminos alternativos disponibles. La mayoría de los países disponen de esos caminos alternativos en forma natural, al tener que aumentar la cobertura de los servicios para cubrir todo el territorio. Pero Chile, debido a su excepcional geografía de forma tan lineal y estrecha, no siempre cuenta con trazados alternativos.

“Internet se ha transformado de manera vertiginosa en la infraestructura crucial para la operación de un segmento importante de la economía y es el acceso a múltiples servicios requeridos por toda la sociedad”, comentó el profesor José Miguel Piquer, director del proyecto, agregando que “el ofrecer la misma calidad de servicio y ancho de banda de Internet en todo el territorio nacional debe ser una prioridad estratégica nacional. Como fue el tren y las autopistas en el siglo pasado, el llegar con Fibra Óptica a todas las comunas permitirá otorgar robustez, velocidad y calidad para el Internet del siglo XXI”. Ese es el objetivo de esta iniciativa que tomó el nombre de Yafün, palabra del mapudungún que quiere decir ser fuerte, duro o resistente.

De esta manera, NIC Chile realizó el estudio sobre la resiliencia de la infraestructura de Fibra Internet en Chile, recorriendo más de 26 mil kilómetros de caminos, verificando la existencia de tendidos de fibra óptica, en 345 comunas del país.

El trabajo, desarrollado durante casi tres años, permitió identificar las carreteras de fibra óptica existentes en todo el país, el alcance de la cobertura y las vulnerabilidades asociadas a la recurrencia de cortes en el servicio, particularmente ante desastres. A partir de esta indagación, el equipo elaboró propuestas para avanzar hacia una cobertura total de internet en el territorio, robusta y resiliente.

Los resultados fueron presentados el pasado lunes 17 de diciembre en la Casa Central de la Universidad de Chile, ocasión en la que la subsecretaria de Telecomunicaciones, Pamela Gidi, valoró el esfuerzo que significó este trabajo, el cual -aseguró- impactará las futuras políticas que se están impulsando en el área. “Esta información la estamos usando en una de las mesas que conformamos en Compromiso País para abordar la vulnerabilidad por falta de conectividad en 1.495 localidades. Hay una disparidad muy grande en nuestro país. Todavía hay 44 por ciento de los hogares de Chile que no tienen acceso a internet. Este proyecto nos ayuda a saber dónde está la fibra óptica para generar políticas que nos permitan llegar a esas familias. Sabiendo lo que hay, se pueden generar políticas y planes para cerrar brechas, fortalecer la infraestructura y crear resiliencia”, señaló.

Fibra Óptica frágil

De acuerdo al estudio, unas 38 comunas no recibirían fibra óptica y más de 80 no contarían con una red continua hacia localidades contiguas, cifras que plantean una panorámica sobre la poca resiliencia de nuestra infraestructura asociada. “Se observó que un 89% de las comunas reciben fibra óptica, pero sólo pudo validarse que un 76% estaban conectadas entre sí”, indica el informe técnico elaborado a partir de este trabajo. Por otra parte, se identificó una serie de problemas relacionados con la calidad de la red existente, que tienen que ver con mantención, cables en desuso, arreglos “a la chilena”, falta de fiscalización y desorden, deficiencias que deberían ser debidamente reglamentadas, concluye Marcelo Valenzuela, ingeniero del equipo que impulsó este trabajo.

El director de NIC Chile, Patricio Poblete, explicó que esta vulnerabilidad evidenciada por nuestra infraestructura fue la principal motivación del estudio. “Lo fundamental era conocer el mapa de los cables de fibra óptica. Hoy todo es inalámbrico, pero para que eso funcione tiene que haber una red cableada que es importante que opere de manera ininterrumpida.Gracias a los resultados de este proyecto, hoy conocemos el estado real de la fibra óptica de Chile y podemos -en base a eso- proyectar su crecimiento y fortalecimiento. El acceso de todo Chile a la red implica mejores oportunidades para todos”, comentó.

Propuestas para mejorar red de Fibra Óptica

El documento presenta dos propuestas que consideran cobertura total de las comunas del país, pero varían en la robustez de la red.

La primera de ellas considera asegurar una red robusta a un 90% de la población del país. Este porcentaje se concentra en 165 comunas, que corresponden a un 48 % del total. Para el 52 % restante se considera enlace simple.Esta alternativa propone la construcción total o parcial de 160 tendidos entre comunas, de las cuales 3 son submarinas. Adicionalmente se requiere la construcción de 4 conexiones entre comunas donde no existen rutas alternativas en la documentación disponible. Los montos asociados son de: USD$166 millones de tendido aéreo, USD$161 millones de tendido submarino, y una estimación de USD$6 millones en rutas actualmente no documentadas. En suma, la primera propuesta tiene un costo de USD$333 millones.

La segunda propuesta, presentada a modo de comparación con las dos anteriores, es entregar un 100 % de cobertura en fibra óptica al país por rutas disjuntas, sin asegurar mayor robustez de la red. Esto implica que el corte de ciertos enlaces podría dejar a una gran población del país desconectada de internet. Esta propuesta consiste en la construcción total o parcial de 122 tendidos entre comunas, de las cuales 3 son submarinas. Adicionalmente se requiere la construcción de 2 conexiones entre comunas por rutas que no están documentadas equivalentes a 144 kilómetros de tendido (considerando conexiones directas). Los montos asociados son de: USD$123 millones de tendido aéreo, USD$161 millones de tendido submarino, y una estimación de USD$5 millones en rutas actualmente no documentadas. En suma, la segunda propuesta tiene un costo de USD$289 millones.

Ver artículo

Fuente: Trendtic, jueves 20 de diciembre de 2018

Lo más reciente

CATEGORÍAS

X