Lunes, Julio 26, 2021

Carretera hídrica ingresa a concesiones y contempla 35% de subsidio estatal

DIARIO FINANCIERO – Un nuevo paso dio el proyecto de carretera hídrica, obra emblema del empresario Juan Sutil, tras presentarse el primer tramo por US$ 6.000 millones esta tarde a la Dirección General de Concesiones (DGC) para su evaluación.
Esta iniciativa fue estudiada por más de cuatro años por la Corporación Reguemos Chile (entidad que Sutil preside), y busca especialmente asegurar el abastecimiento de agua, así como su correcta distribución desde la región del Biobío hasta Copiapó.
A través de un comunicado, la corporación explicó que uno de los principales objetivos del proyecto es alimentar los embalses que existen en el tramo comprendido y que “actualmente están subutilizados”.
Lo anterior porque la capacidad de embalsamiento actualmente varía entre el 20% y el 70% y en períodos de extrema sequía llegan a estar en estado crítico. Entonces, con esto se busca rentabilizar la inversión ya hecha por el estado en este tipo de infraestructura hídrica.
“El problema de la sequía no existe en Chile, existe un problema de distribución de agua. Agua sobra, todos los ríos caen al mar y cuando viene una lluvia atorrentada en Chile lo que falta es infraestructura, y esta idea de carretera hídrica se ha hecho en muchos países con gran éxito”, señaló el director de la Corporación Reguemos Chile, Milton Millas.
Este primer tramo contempla una extensión de 1.050 kilómetros entre la región del Biobío y el sector de San Pedro en Melipilla y el tiempo que demoraría en construirse por lo bajo es una década.
“Este proyecto tiene una consideración de un 35% de subsidio estatal y una rentabilidad social de más US$ 9.000 millones, que es más de 4 veces y media de lo que significa el aporte que el Estado va a hacer. Además, es un proyecto y una construcción cuya vida útil es de más de 120 años y es fundamental y necesaria para resolver los problemas que hoy día está viviendo el desarrollo del país”, dijo Sutil.
Lo que viene
Una vez ingresado el proyecto, la DGC tiene 10 días para revisar los antecendentes de la iniciativa privada y en caso de necesitar aclaraciones del proponente, que en este caso es laCorporación Reguemos Chile, se podría prorrogar por otros cinco días más.
Luego de ello, el MOP hace la carpeta con toda la información -que en algunos casos incluye los informes a los organismos incumbentes- y se procede a ser evaluado por el Consejo de Concesiones, donde de ser aprobado, se recomienda la declaración de interés público.
Si eventualmente ello ocurre, se procederá a hacer el proyecto referencial y posteriormente se hace el llamado a licitación, donde podrán participar todos las empresas y consorcios interesados.
Ver artículo
Fuente: Diario Financiero, Miércoles 04 de Septiembre de 2019

DIARIO FINANCIERO – Un nuevo paso dio el proyecto de carretera hídrica, obra emblema del empresario Juan Sutil, tras presentarse el primer tramo por US$ 6.000 millones esta tarde a la Dirección General de Concesiones (DGC) para su evaluación.
Esta iniciativa fue estudiada por más de cuatro años por la Corporación Reguemos Chile (entidad que Sutil preside), y busca especialmente asegurar el abastecimiento de agua, así como su correcta distribución desde la región del Biobío hasta Copiapó.
A través de un comunicado, la corporación explicó que uno de los principales objetivos del proyecto es alimentar los embalses que existen en el tramo comprendido y que “actualmente están subutilizados”.
Lo anterior porque la capacidad de embalsamiento actualmente varía entre el 20% y el 70% y en períodos de extrema sequía llegan a estar en estado crítico. Entonces, con esto se busca rentabilizar la inversión ya hecha por el estado en este tipo de infraestructura hídrica.
“El problema de la sequía no existe en Chile, existe un problema de distribución de agua. Agua sobra, todos los ríos caen al mar y cuando viene una lluvia atorrentada en Chile lo que falta es infraestructura, y esta idea de carretera hídrica se ha hecho en muchos países con gran éxito”, señaló el director de la Corporación Reguemos Chile, Milton Millas.
Este primer tramo contempla una extensión de 1.050 kilómetros entre la región del Biobío y el sector de San Pedro en Melipilla y el tiempo que demoraría en construirse por lo bajo es una década.
“Este proyecto tiene una consideración de un 35% de subsidio estatal y una rentabilidad social de más US$ 9.000 millones, que es más de 4 veces y media de lo que significa el aporte que el Estado va a hacer. Además, es un proyecto y una construcción cuya vida útil es de más de 120 años y es fundamental y necesaria para resolver los problemas que hoy día está viviendo el desarrollo del país”, dijo Sutil.
Lo que viene
Una vez ingresado el proyecto, la DGC tiene 10 días para revisar los antecendentes de la iniciativa privada y en caso de necesitar aclaraciones del proponente, que en este caso es laCorporación Reguemos Chile, se podría prorrogar por otros cinco días más.
Luego de ello, el MOP hace la carpeta con toda la información -que en algunos casos incluye los informes a los organismos incumbentes- y se procede a ser evaluado por el Consejo de Concesiones, donde de ser aprobado, se recomienda la declaración de interés público.
Si eventualmente ello ocurre, se procederá a hacer el proyecto referencial y posteriormente se hace el llamado a licitación, donde podrán participar todos las empresas y consorcios interesados.
Ver artículo
Fuente: Diario Financiero, Miércoles 04 de Septiembre de 2019

TITULARES

X