Domingo, Mayo 9, 2021

Cambio climático y Geología, por José Cabello

COOPERATIVA – La Geología, también llamada Ciencias de la Tierra o Geociencias, estudia la estructura de este planeta y los distintos procesos que lo han formado a lo largo de su extendida historia.
Estudiar la interacción entre el cambio ambiental y la evolución de la vida a lo largo de cientos de millones de años, da una valiosa perspectiva sobre modificaciones que los humanos están causando al usar combustibles fósiles que impactan directa y negativamente el medio ambiente. Por ello, necesitamos entender más respecto el impacto que estamos teniendo en nuestro territorio, ya que los recursos son cada vez más escasos y la población más numerosa.
A medida que buscamos vivir de manera más sostenible y equitativa, los geólogos estamos desarrollando una visión más íntegra del uso de los recursos hídricos, desechos y subproductos producidos y de nuestras complejas interacciones con el suelo, la tierra, el mar, el aire y la vida.
Es importante, y a la vez muy positivo, señalar que Chile tiene una buena base de investigación geológica, la que es fundamental para entender los procesos de la Tierra y los desafíos ambientales futuros. Si a lo anterior le sumamos una inversión adecuada en investigación, se impulsaría el desarrollo económico permitiendo desempeñar un papel trascendental en la lucha y desafíos ambientales.
Nuestro futuro es uno en el que los recursos están limitados, y los impactos de extraerlos y usarlos más intensamente son riesgosos. Estamos ante una población que espera, con justa razón, una mayor prosperidad y un acceso más equitativo a los recursos naturales, ejerciendo así una presión adicional, en particular sobre el conjunto agua-energía-alimentación. Sin embargo, y muy lamentablemente, el suministro seguro y sostenible de agua y energía se ve fuertemente dificultado y amenazado por el cambio climático.
Nuestra actual política necesita una visión integral de los ecosistemas. La relevancia de la geología y la geosfera para la protección ambiental y la prestación de servicios eco sistémicos se pasan por alto con demasiada frecuencia. No se considera que dan forma a nuestro paisaje, interactúan con la atmósfera y la hidrosfera, y sostienen los sistemas vivos.
El rico patrimonio geológico y la diversidad de ecosistemas en Chile es valioso en términos de educación, turismo y calidad de vida. Es vital que los sitios geológicamente importantes estén adecuadamente protegidos, por ejemplo, mediante la designación de Geositios. Las funciones de protección realizadas a la geosfera, hidrósfera y atmósfera son de gran valor ambiental y están empezando a entenderse adecuadamente.
También es importante considerar los peligros geológicos, como terremotos, erupciones volcánicas, deslizamientos de tierra y tsunamis, que pueden tener efectos devastadores en poblaciones, infraestructura y paisajes del territorio. Comprender y comunicar eficazmente los riesgos, los impactos y la mitigación de estos peligros es esencial para reducir el sufrimiento humano y las pérdidas materiales.
El registro geológico contiene abundantes demostraciones de cómo el clima ha cambiado en el pasado, lo que es de gran relevancia para entender cómo puede cambiar en el futuro.
Durante los últimos 200 millones de años, el registro fósil y sedimentario muestra que la Tierra ha sufrido muchas fluctuaciones climáticas, desde más cálido que el clima actual hasta mucho más frío, en muchas escalas de tiempos diferentes. Además de la variación cíclica causada por la variación en la órbita de la Tierra y en la actividad solar, han existido casos de cambios climáticos rápidos asociados a los aumentos del carbono atmosférico, como ocurrió hace 55 millones de años (máximo térmico Paleoceno-Eoceno).
La evidencia de cambio climático pasado se conserva en una amplia gama de entornos geológicos, incluyendo sedimentos marinos y de lagos, placas de hielo, corales fósiles, estalagmitas y anillos de árboles fósiles, donde la observación en terreno, técnicas de laboratorio y modelos matemáticos corroboran estos cambios. La vida en la Tierra ha sobrevivido a grandes cambios en el clima, sin embargo, no podemos dejar de señalar que estos han causado extinciones masivas y una redistribución de las especies. Es decir, el impacto de aumentos relativamente pequeños en las temperaturas globales puede ser enorme en la sociedad humana.
Las causas de casos pasados de cambio climático rápido son objeto de investigación, pero es probable que el detonante de tales eventos fuera de origen geológico, por ejemplo, un período de intensa actividad volcánica. En cambio, los rápidos aumentos del CO2 atmosférico en las últimas décadas no pueden atribuirse a ninguna de esas causas geológicas.
La actividad humana ha tenido impactos dramáticos en el paisaje, el subsuelo y los sistemas de la Tierra, impulsando cambios atmosféricos, químicos, físicos y biológicos significativos. El desarrollo de la sociedad ha sido responsable de una remodelación significativa del territorio a través de una variedad de procesos, incluyendo la agricultura, la construcción, la canalización de los ríos, la deforestación, el crecimiento urbano y la industrialización. Además del uso combustibles fósiles, la Revolución Industrial trajo niveles considerables de contaminación por la minería, la fundición y la eliminación de residuos.
El rol de la Geología en las definiciones políticas sobre Cambio Climático es primordial considerando la esperanza de progresar hacia un bienestar perdurable para todos/a. Se precisa que una mayor contribución científica aporte a la evaluación ambiental estratégica y a una más extendida planificación territorial.
Pensando en una nueva Constitución y Gobernanza, es esencial ampliar su futura efectividad reuniendo en ellas todos los conocimientos desarrollado por profesionales dedicados a las Ciencias de la Tierra, así también podremos tener un territorio administrado con un claro sentido de desarrollo sostenible en beneficio de toda su ciudadanía.
Ver artículo
Fuente: Cooperativa, Sábado 14 de Noviembre de 2020

COOPERATIVA – La Geología, también llamada Ciencias de la Tierra o Geociencias, estudia la estructura de este planeta y los distintos procesos que lo han formado a lo largo de su extendida historia.
Estudiar la interacción entre el cambio ambiental y la evolución de la vida a lo largo de cientos de millones de años, da una valiosa perspectiva sobre modificaciones que los humanos están causando al usar combustibles fósiles que impactan directa y negativamente el medio ambiente. Por ello, necesitamos entender más respecto el impacto que estamos teniendo en nuestro territorio, ya que los recursos son cada vez más escasos y la población más numerosa.
A medida que buscamos vivir de manera más sostenible y equitativa, los geólogos estamos desarrollando una visión más íntegra del uso de los recursos hídricos, desechos y subproductos producidos y de nuestras complejas interacciones con el suelo, la tierra, el mar, el aire y la vida.
Es importante, y a la vez muy positivo, señalar que Chile tiene una buena base de investigación geológica, la que es fundamental para entender los procesos de la Tierra y los desafíos ambientales futuros. Si a lo anterior le sumamos una inversión adecuada en investigación, se impulsaría el desarrollo económico permitiendo desempeñar un papel trascendental en la lucha y desafíos ambientales.
Nuestro futuro es uno en el que los recursos están limitados, y los impactos de extraerlos y usarlos más intensamente son riesgosos. Estamos ante una población que espera, con justa razón, una mayor prosperidad y un acceso más equitativo a los recursos naturales, ejerciendo así una presión adicional, en particular sobre el conjunto agua-energía-alimentación. Sin embargo, y muy lamentablemente, el suministro seguro y sostenible de agua y energía se ve fuertemente dificultado y amenazado por el cambio climático.
Nuestra actual política necesita una visión integral de los ecosistemas. La relevancia de la geología y la geosfera para la protección ambiental y la prestación de servicios eco sistémicos se pasan por alto con demasiada frecuencia. No se considera que dan forma a nuestro paisaje, interactúan con la atmósfera y la hidrosfera, y sostienen los sistemas vivos.
El rico patrimonio geológico y la diversidad de ecosistemas en Chile es valioso en términos de educación, turismo y calidad de vida. Es vital que los sitios geológicamente importantes estén adecuadamente protegidos, por ejemplo, mediante la designación de Geositios. Las funciones de protección realizadas a la geosfera, hidrósfera y atmósfera son de gran valor ambiental y están empezando a entenderse adecuadamente.
También es importante considerar los peligros geológicos, como terremotos, erupciones volcánicas, deslizamientos de tierra y tsunamis, que pueden tener efectos devastadores en poblaciones, infraestructura y paisajes del territorio. Comprender y comunicar eficazmente los riesgos, los impactos y la mitigación de estos peligros es esencial para reducir el sufrimiento humano y las pérdidas materiales.
El registro geológico contiene abundantes demostraciones de cómo el clima ha cambiado en el pasado, lo que es de gran relevancia para entender cómo puede cambiar en el futuro.
Durante los últimos 200 millones de años, el registro fósil y sedimentario muestra que la Tierra ha sufrido muchas fluctuaciones climáticas, desde más cálido que el clima actual hasta mucho más frío, en muchas escalas de tiempos diferentes. Además de la variación cíclica causada por la variación en la órbita de la Tierra y en la actividad solar, han existido casos de cambios climáticos rápidos asociados a los aumentos del carbono atmosférico, como ocurrió hace 55 millones de años (máximo térmico Paleoceno-Eoceno).
La evidencia de cambio climático pasado se conserva en una amplia gama de entornos geológicos, incluyendo sedimentos marinos y de lagos, placas de hielo, corales fósiles, estalagmitas y anillos de árboles fósiles, donde la observación en terreno, técnicas de laboratorio y modelos matemáticos corroboran estos cambios. La vida en la Tierra ha sobrevivido a grandes cambios en el clima, sin embargo, no podemos dejar de señalar que estos han causado extinciones masivas y una redistribución de las especies. Es decir, el impacto de aumentos relativamente pequeños en las temperaturas globales puede ser enorme en la sociedad humana.
Las causas de casos pasados de cambio climático rápido son objeto de investigación, pero es probable que el detonante de tales eventos fuera de origen geológico, por ejemplo, un período de intensa actividad volcánica. En cambio, los rápidos aumentos del CO2 atmosférico en las últimas décadas no pueden atribuirse a ninguna de esas causas geológicas.
La actividad humana ha tenido impactos dramáticos en el paisaje, el subsuelo y los sistemas de la Tierra, impulsando cambios atmosféricos, químicos, físicos y biológicos significativos. El desarrollo de la sociedad ha sido responsable de una remodelación significativa del territorio a través de una variedad de procesos, incluyendo la agricultura, la construcción, la canalización de los ríos, la deforestación, el crecimiento urbano y la industrialización. Además del uso combustibles fósiles, la Revolución Industrial trajo niveles considerables de contaminación por la minería, la fundición y la eliminación de residuos.
El rol de la Geología en las definiciones políticas sobre Cambio Climático es primordial considerando la esperanza de progresar hacia un bienestar perdurable para todos/a. Se precisa que una mayor contribución científica aporte a la evaluación ambiental estratégica y a una más extendida planificación territorial.
Pensando en una nueva Constitución y Gobernanza, es esencial ampliar su futura efectividad reuniendo en ellas todos los conocimientos desarrollado por profesionales dedicados a las Ciencias de la Tierra, así también podremos tener un territorio administrado con un claro sentido de desarrollo sostenible en beneficio de toda su ciudadanía.
Ver artículo
Fuente: Cooperativa, Sábado 14 de Noviembre de 2020

Lo más reciente

CATEGORÍAS

X