Martes, Junio 18, 2024

Balance de LyD: los millonarios costos económicos del primer mes de disturbios

DIARIO FINANCIERO – Ayer se marcó un hito: se cumplieron 30 días desde que se inició el conflicto social que, primero, partió como una protesta en contra del alza de $ 30 en el valor del Metro de Santiago, pero que luego evolucionó a demandas sociales más amplias, con respuestas del gobierno a través de un cambio de gabinete y la presentación de la denominada “Agenda Social”, y que en los últimos días desembocaron en una hoja de ruta para cambiar la Constitución. Hasta ahora, dichos cambios aún no han logrado descomprimir el ambiente en las calles.
Pero el balance del último mes en el país no es solo político, sino también económico. Un informe del instituto Libertad y Desarrollo (LyD) sistematiza el efecto que las movilizaciones y la destrucción de infraestructura pública y privada, principalmente en el comercio, han tenido en el país.
En el reporte, titulado “Violencia y destrucción: sus efectos en la economía”, el centro de pensamiento cuantifica en US$ 6.329 millones el costo que los disturbios tendrán en la economía. El desglose implica US$ 350 millones de impacto a la red del Metro de Santiago; US$ 1.400 millones en pérdidas por saqueos, destrucción de locales y lucro cesante en el comercio; y US$ 4.579 millones por daño en la infraestructura pública y privada desde que inició el conflicto en el país.
En el caso del tren capitalino, la información se basa en los datos que entregó la misma empresa, pues a partir del 18 de octubre fueron violentadas 78 estaciones de la red, “con mayor intensidad” en las correspondientes a la Línea 4 con destino a Puente Alto (Los Quillayes, San José de la Estrella, Trinidad, Protectora de la Infancia y Elisa Correa).
“En este ataque resultaron seis estaciones totalmente destruidas, 14 parcialmente destruidas por el fuego y 58 con múltiples daños, además de seis trenes afectados”, señala el documento, que enfatiza que el costo corresponde a reconstrucción, reparación y reposición de toda la infraestructura y equipos afectados.
Cifras sectoriales
La Cámara de Comercio de Santiago (CCS) estimó en US$ 900 millones las pérdidas por saqueos y destrucción en medio de la seguidillas de incendios y robos de productos en las jornadas más complejas de protestas en el país. Adicionalmente, el gremio -consigna el texto de LyD- avaluó en US$ 500 millones las menores ventas producto del cierre “forzado” de los locales.
“Esta cifra sigue creciendo, ya que los ataques contra el comercio aún no han cesado”, advierte el reporte, que también considera cifras de la Asociación de Supermercados que dan cuenta de 450 salas de ventas afectadas, de las cuales 37 fueron destruidas totalmente. Atender estos destrozos involucraría más de US$ 10 millones.
El mayor costo, señala el análisis, sería la infraestructura pública y privada. Según un catastro de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), la reconstrucción de calles, veredas y equipamiento de tráfico, entre otros, requeriría unos US$ 2.329 millones, mientras atender el daño a edificios no habitacionales unos US$ 2.2500 millones.
El impacto conjunto sumaría a US$ 4.579 millones, un 15% del daño provocado por el terremoto del 27 de febrero de 2010.
Constitución
El documento enfatiza que si bien el daño a la economía es considerable y que las manifestaciones han derivado en la “lamentable muerte de varias personas”, la firma del denominado “acuerdo de paz” para diseñar una nueva Constitución “es un vía para que las variables económicas retornen a sus fundamentos, aunque los plazos involucrados en los acuerdos mantendrán la incertidumbre por un buen tiempo”.
Ver artículo
Fuente: Diario Financiero, Martes 19 de Noviembre de 2019

DIARIO FINANCIERO – Ayer se marcó un hito: se cumplieron 30 días desde que se inició el conflicto social que, primero, partió como una protesta en contra del alza de $ 30 en el valor del Metro de Santiago, pero que luego evolucionó a demandas sociales más amplias, con respuestas del gobierno a través de un cambio de gabinete y la presentación de la denominada “Agenda Social”, y que en los últimos días desembocaron en una hoja de ruta para cambiar la Constitución. Hasta ahora, dichos cambios aún no han logrado descomprimir el ambiente en las calles.
Pero el balance del último mes en el país no es solo político, sino también económico. Un informe del instituto Libertad y Desarrollo (LyD) sistematiza el efecto que las movilizaciones y la destrucción de infraestructura pública y privada, principalmente en el comercio, han tenido en el país.
En el reporte, titulado “Violencia y destrucción: sus efectos en la economía”, el centro de pensamiento cuantifica en US$ 6.329 millones el costo que los disturbios tendrán en la economía. El desglose implica US$ 350 millones de impacto a la red del Metro de Santiago; US$ 1.400 millones en pérdidas por saqueos, destrucción de locales y lucro cesante en el comercio; y US$ 4.579 millones por daño en la infraestructura pública y privada desde que inició el conflicto en el país.
En el caso del tren capitalino, la información se basa en los datos que entregó la misma empresa, pues a partir del 18 de octubre fueron violentadas 78 estaciones de la red, “con mayor intensidad” en las correspondientes a la Línea 4 con destino a Puente Alto (Los Quillayes, San José de la Estrella, Trinidad, Protectora de la Infancia y Elisa Correa).
“En este ataque resultaron seis estaciones totalmente destruidas, 14 parcialmente destruidas por el fuego y 58 con múltiples daños, además de seis trenes afectados”, señala el documento, que enfatiza que el costo corresponde a reconstrucción, reparación y reposición de toda la infraestructura y equipos afectados.
Cifras sectoriales
La Cámara de Comercio de Santiago (CCS) estimó en US$ 900 millones las pérdidas por saqueos y destrucción en medio de la seguidillas de incendios y robos de productos en las jornadas más complejas de protestas en el país. Adicionalmente, el gremio -consigna el texto de LyD- avaluó en US$ 500 millones las menores ventas producto del cierre “forzado” de los locales.
“Esta cifra sigue creciendo, ya que los ataques contra el comercio aún no han cesado”, advierte el reporte, que también considera cifras de la Asociación de Supermercados que dan cuenta de 450 salas de ventas afectadas, de las cuales 37 fueron destruidas totalmente. Atender estos destrozos involucraría más de US$ 10 millones.
El mayor costo, señala el análisis, sería la infraestructura pública y privada. Según un catastro de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), la reconstrucción de calles, veredas y equipamiento de tráfico, entre otros, requeriría unos US$ 2.329 millones, mientras atender el daño a edificios no habitacionales unos US$ 2.2500 millones.
El impacto conjunto sumaría a US$ 4.579 millones, un 15% del daño provocado por el terremoto del 27 de febrero de 2010.
Constitución
El documento enfatiza que si bien el daño a la economía es considerable y que las manifestaciones han derivado en la “lamentable muerte de varias personas”, la firma del denominado “acuerdo de paz” para diseñar una nueva Constitución “es un vía para que las variables económicas retornen a sus fundamentos, aunque los plazos involucrados en los acuerdos mantendrán la incertidumbre por un buen tiempo”.
Ver artículo
Fuente: Diario Financiero, Martes 19 de Noviembre de 2019

TITULARES