Martes, Junio 15, 2021

Así es Shenzhen, la ciudad “electromóvil” que inspira a Chile

LA TERCERA – Shenzhen, ciudad ubicada en el sur este de China, impresiona en todas sus dimensiones. Se podría decir que es “Sanhattan” de Santiago replicado cientos de veces. Una urbe planificada cuadra por cuadra que también incluye grandes cordones verdes de árboles y macetas. Algunas de ellas naturales y otras plásticas como bellos ornamentos.

Se trata de una ciudad de 12 millones de habitantes que se comenzó a desarrollar en 1978, cuando el gobierno chino inició una política para potenciar nuevas localidades para desarrollar negocios. Así, esta zona que se ubica junto al océano Pacífico dejó de ser un puerto pequeño de pescadores y se convirtió en una plataforma de exportaciones.

Yang Mingming, de 24 años, dice que la zona se ha formado al alero de una oleada de jóvenes que ha llegado a esa ciudad en busca de trabajo. “Es una ciudad poderosa, hay mucho empleo y habitualmente las personas que viven cerca y que terminan la universidad vienen hacia acá”, sostiene. Se trata del denominado Syllicon Valley de ese país, donde la industria de la tecnología se ha desarrollado y exportado a través de empresas como Huawei.

Pero una de las áreas que ha crecido desde hace dos décadas es la fabricación de automóviles eléctricos, de la mano de empresarios privados. Es la ciudad china que tiene más avances en cuanto a uso de energías limpias en el trasporte público y con un 100 por ciento de sus buses de tipo eléctrico. Así, firmas como ByD comenzaron su negocio con una veintena de empleados y hoy es una de las compañías que más trabajo da en esta área a nivel nacional. En la ciudad hay 16 mil buses eléctricos y el 90% fueron fabricados por ByD. También han proveído 13 mil taxis. Cada bus público tiene cero emisiones de material particulado y de gases con efecto invernadero. Así, cada vehículo deja de generar toneladas de dióxido de carbono.

Chuanfu Wang, fundador de la empresa y uno de los hombres más ricos del país, sostiene que “hemos aportado mucho al medioambiente, somos líderes y queremos que en otros continentes también puedan tener nuestra misma condición”. El trabajo de estas firmas ha sido facilitada por una política estatal de subsidios para fabricar y comprar este tipo de vehículos. La idea: reducir gases con efecto invernadero, pues ese país junto a Estados Unidos lideran la generación de carbono.

Las autoridades del Ministerio de Transportes viajaron esta semana a conocer el sistema de electromovidad en China, en el marco de la licitación del Transantiago, que promoverá esta de forma de movilidad.

José Luis Domínguez, subsecretario de Transportes, sostiene que la ciudad es un ejemplo: “Una de las principales fuentes móviles generan contaminación en Chile es el petróleo, por lo que mirar este modelo para aplicarlo en Chile es clave”.

Jonathan Ríos, administrador de empresas peruano que reside hace dos años en Shenzhen, señala que debido al sistema de transporte local hay una mejor calidad de vida que en ciudades de Latinoamérica, pues hay menos ruido y aire acondicionado.

También es una ciudad que decidió implementar un tren monoriel, el que consiste en vagones pequeños para que circulen en los aeropuertos. Este mismo modelo ha sido llevado a Brasil y Filipinas. También se usan grúas o autos de acercamiento en la zona portuaria que usan energía limpia y así las empresas no pagan altos precios por los combustibles tradicionales.

¿Cómo aplicar un sistema de este tipo, por ejemplo, en Santiago? Simone Tripepi, gerente encargado de Enel X de América Latina, afirma que Shenzhen dejó hace décadas “de ser un proyecto piloto de ciudad que se mueve en base a electricidad. Por ello el resto del mundo debería generar incentivos para poder utilizar este tipo de energía limpia”.

Ver Artículo

Fuente: La Tercera, Miércoles 26 de septiembre de 2018

LA TERCERA – Shenzhen, ciudad ubicada en el sur este de China, impresiona en todas sus dimensiones. Se podría decir que es “Sanhattan” de Santiago replicado cientos de veces. Una urbe planificada cuadra por cuadra que también incluye grandes cordones verdes de árboles y macetas. Algunas de ellas naturales y otras plásticas como bellos ornamentos.

Se trata de una ciudad de 12 millones de habitantes que se comenzó a desarrollar en 1978, cuando el gobierno chino inició una política para potenciar nuevas localidades para desarrollar negocios. Así, esta zona que se ubica junto al océano Pacífico dejó de ser un puerto pequeño de pescadores y se convirtió en una plataforma de exportaciones.

Yang Mingming, de 24 años, dice que la zona se ha formado al alero de una oleada de jóvenes que ha llegado a esa ciudad en busca de trabajo. “Es una ciudad poderosa, hay mucho empleo y habitualmente las personas que viven cerca y que terminan la universidad vienen hacia acá”, sostiene. Se trata del denominado Syllicon Valley de ese país, donde la industria de la tecnología se ha desarrollado y exportado a través de empresas como Huawei.

Pero una de las áreas que ha crecido desde hace dos décadas es la fabricación de automóviles eléctricos, de la mano de empresarios privados. Es la ciudad china que tiene más avances en cuanto a uso de energías limpias en el trasporte público y con un 100 por ciento de sus buses de tipo eléctrico. Así, firmas como ByD comenzaron su negocio con una veintena de empleados y hoy es una de las compañías que más trabajo da en esta área a nivel nacional. En la ciudad hay 16 mil buses eléctricos y el 90% fueron fabricados por ByD. También han proveído 13 mil taxis. Cada bus público tiene cero emisiones de material particulado y de gases con efecto invernadero. Así, cada vehículo deja de generar toneladas de dióxido de carbono.

Chuanfu Wang, fundador de la empresa y uno de los hombres más ricos del país, sostiene que “hemos aportado mucho al medioambiente, somos líderes y queremos que en otros continentes también puedan tener nuestra misma condición”. El trabajo de estas firmas ha sido facilitada por una política estatal de subsidios para fabricar y comprar este tipo de vehículos. La idea: reducir gases con efecto invernadero, pues ese país junto a Estados Unidos lideran la generación de carbono.

Las autoridades del Ministerio de Transportes viajaron esta semana a conocer el sistema de electromovidad en China, en el marco de la licitación del Transantiago, que promoverá esta de forma de movilidad.

José Luis Domínguez, subsecretario de Transportes, sostiene que la ciudad es un ejemplo: “Una de las principales fuentes móviles generan contaminación en Chile es el petróleo, por lo que mirar este modelo para aplicarlo en Chile es clave”.

Jonathan Ríos, administrador de empresas peruano que reside hace dos años en Shenzhen, señala que debido al sistema de transporte local hay una mejor calidad de vida que en ciudades de Latinoamérica, pues hay menos ruido y aire acondicionado.

También es una ciudad que decidió implementar un tren monoriel, el que consiste en vagones pequeños para que circulen en los aeropuertos. Este mismo modelo ha sido llevado a Brasil y Filipinas. También se usan grúas o autos de acercamiento en la zona portuaria que usan energía limpia y así las empresas no pagan altos precios por los combustibles tradicionales.

¿Cómo aplicar un sistema de este tipo, por ejemplo, en Santiago? Simone Tripepi, gerente encargado de Enel X de América Latina, afirma que Shenzhen dejó hace décadas “de ser un proyecto piloto de ciudad que se mueve en base a electricidad. Por ello el resto del mundo debería generar incentivos para poder utilizar este tipo de energía limpia”.

Ver Artículo

Fuente: La Tercera, Miércoles 26 de septiembre de 2018

Lo más reciente

CATEGORÍAS

X