Sábado, Abril 20, 2024

Andrés Pesce: “La prioridad debe ser una nueva institucionalidad central para gestionar el agua

DIARIO FINANCIERO – Desde hace tres años que Fundación Chile (FCh) viene trabajando con más de 50 actores en Escenarios Hídricos, proyecto que tras diagnosticar la situación del agua, busca impulsar soluciones acotadas a las necesidades de las 101 cuencas del país.
En este contexto, Andrés Pesce, gerente de Sustentabilidad y Nuevos Negocios de FCh y representante de la entidad en la Mesa Nacional del Agua (ver recuadro), señala que buscan llevar a esta instancia los avances y propuestas de Escenarios Hídricos.
FCh propone un modelo de transición hídrica con cuatro ejes, donde la prioridad, explica Pesce, es la “creación de una nueva institucionalidad para gestionar el agua, tanto a nivel central como a nivel en las cuencas”. “Si no se tiene una institucionalidad rápido, que sea capaz de conducir la transición hídrica, se van a seguir dilatando las cosas”, afirma.
Plantea que en paralelo, hay que avanzar en eficiencia en el uso del agua en sectores productivos y residenciales; conservación de ecosistemas hídricos como una fuente resiliente de agua; y en nueva oferta hídrica, como desalación, embalses y reúso.
-¿Cuál es el diagnóstico de FCh?
-En el marco de Escenario Hídricos publicamos la Radiografía del Agua, antes de la contingencia hídrica, que concluye que Chile tiene una oferta del recurso que viene bajando por el cambio climático, con menos lluvia y nieve, y por otro, sube la demanda de agua por el desarrollo productivo. Eso genera una brecha hídrica creciente, que si no se aborda va a tener un cuello de botella en el desarrollo. Luego, creamos escenarios para determinar qué sucedería si no hacemos nada o si se interviene.
-¿Hay riesgo de que los sectores productivos se queden sin agua para sus operaciones en el futuro?
-Estructuralmente hay un riesgo grande. Si no se hace nada, vamos a ver limitado nuestro desarrollo económico y social. Lo primero que hay que asegurar es el consumo humano, y con voluntad política e inversión se puede hacer. Pero habiendo resuelto esto, la pregunta es qué hacemos para que el agua no se vuelva un cuello de botella para el desarrollo.
-¿Por dónde pasa la solución?
-Trabajamos con seis cuencas. Y en ellas, el 44% de las causas del problema es por aspectos de gestión, y un 12% por disminución de oferta hídrica por cambio climático. Este último expone de manera muy brutal las falencias de gestión y de institucionalidad, que es uno de los elementos centrales que debe abordar la Mesa Nacional del Agua.
Hacia una política hídrica
-Volviendo a la Mesa Nacional de Agua, ¿cómo se traduce en modelo de transición hídrica en propuestas?
-Vamos a trabajar con el gobierno en una propuesta de nueva institucionalidad a nivel central. Puede ser una subsecretaría del agua que dependa del Ministerio de Obras Públicas o una agencia, lo importante es que tenga las atribuciones, nivel político y recursos para que pueda ejercer su función.
Lo segundo es hacer planes de seguridad hídrica para cada una de las 101 cuencas del país. Hemos propuesto 200 medidas, que van desde temas de información, hasta programas de recarga de acuíferos. Lo importante es tener un portafolio de soluciones, bien evaluadas, catastradas y con análisis de costos.
-¿Ya presentaron este modelo?
-Es un trabajo de dos años en el marco de Escenarios Hídricos. Estamos empezando y esperamos tener algunos avances intermedios a los seis meses y un año. La idea es ponerlo a disposición de la Mesa. El Presidente (Piñera) encomendó a la Mesa un primer informe a fin de año y espero tener claridad de cuál va a ser nuestro aporte ahí.
Esperamos poder avanzar, pues hoy tenemos una institucionalidad del agua disgregada, débil, hay poca información, opacidad de transacción de derechos, con pocos modelos para predecir el comportamiento de las cuencas, hay buena información de los cauces superficiales, pero mala de las cauces subterráneos. Los aspectos de coordinación y gestión están en el centro del problema hídrico.
-¿Qué focos debe tener la política hídrica?
-Una gestión integrada de cuencas; establecer las prioridades de uso; definir cómo se reparte el agua en escasez, cómo se determina el nivel sustentable o no de una cuenca; transparencia en la información de manera que la fiscalización la haga la sociedad. Es evidente que el modelo de la institucionalidad y la gestión del agua tocó fondo, hay que cambiarlo. Lo que es importante es hacerlo con altura de miras y no caer en discusiones ideológicas.
-Y en su opinión, ¿cuándo debería estar lista la nueva política del agua?
-Esta es una política para los próximos 30 años y su implementación se demora mucho. La hoja de ruta debiera tener un avance importante el próximo año.

Mesa Nacional del Agua

Ver artículo
Fuente: Diario Financiero, Jueves 14 de Noviembre de 2019

DIARIO FINANCIERO – Desde hace tres años que Fundación Chile (FCh) viene trabajando con más de 50 actores en Escenarios Hídricos, proyecto que tras diagnosticar la situación del agua, busca impulsar soluciones acotadas a las necesidades de las 101 cuencas del país.
En este contexto, Andrés Pesce, gerente de Sustentabilidad y Nuevos Negocios de FCh y representante de la entidad en la Mesa Nacional del Agua (ver recuadro), señala que buscan llevar a esta instancia los avances y propuestas de Escenarios Hídricos.
FCh propone un modelo de transición hídrica con cuatro ejes, donde la prioridad, explica Pesce, es la “creación de una nueva institucionalidad para gestionar el agua, tanto a nivel central como a nivel en las cuencas”. “Si no se tiene una institucionalidad rápido, que sea capaz de conducir la transición hídrica, se van a seguir dilatando las cosas”, afirma.
Plantea que en paralelo, hay que avanzar en eficiencia en el uso del agua en sectores productivos y residenciales; conservación de ecosistemas hídricos como una fuente resiliente de agua; y en nueva oferta hídrica, como desalación, embalses y reúso.
-¿Cuál es el diagnóstico de FCh?
-En el marco de Escenario Hídricos publicamos la Radiografía del Agua, antes de la contingencia hídrica, que concluye que Chile tiene una oferta del recurso que viene bajando por el cambio climático, con menos lluvia y nieve, y por otro, sube la demanda de agua por el desarrollo productivo. Eso genera una brecha hídrica creciente, que si no se aborda va a tener un cuello de botella en el desarrollo. Luego, creamos escenarios para determinar qué sucedería si no hacemos nada o si se interviene.
-¿Hay riesgo de que los sectores productivos se queden sin agua para sus operaciones en el futuro?
-Estructuralmente hay un riesgo grande. Si no se hace nada, vamos a ver limitado nuestro desarrollo económico y social. Lo primero que hay que asegurar es el consumo humano, y con voluntad política e inversión se puede hacer. Pero habiendo resuelto esto, la pregunta es qué hacemos para que el agua no se vuelva un cuello de botella para el desarrollo.
-¿Por dónde pasa la solución?
-Trabajamos con seis cuencas. Y en ellas, el 44% de las causas del problema es por aspectos de gestión, y un 12% por disminución de oferta hídrica por cambio climático. Este último expone de manera muy brutal las falencias de gestión y de institucionalidad, que es uno de los elementos centrales que debe abordar la Mesa Nacional del Agua.
Hacia una política hídrica
-Volviendo a la Mesa Nacional de Agua, ¿cómo se traduce en modelo de transición hídrica en propuestas?
-Vamos a trabajar con el gobierno en una propuesta de nueva institucionalidad a nivel central. Puede ser una subsecretaría del agua que dependa del Ministerio de Obras Públicas o una agencia, lo importante es que tenga las atribuciones, nivel político y recursos para que pueda ejercer su función.
Lo segundo es hacer planes de seguridad hídrica para cada una de las 101 cuencas del país. Hemos propuesto 200 medidas, que van desde temas de información, hasta programas de recarga de acuíferos. Lo importante es tener un portafolio de soluciones, bien evaluadas, catastradas y con análisis de costos.
-¿Ya presentaron este modelo?
-Es un trabajo de dos años en el marco de Escenarios Hídricos. Estamos empezando y esperamos tener algunos avances intermedios a los seis meses y un año. La idea es ponerlo a disposición de la Mesa. El Presidente (Piñera) encomendó a la Mesa un primer informe a fin de año y espero tener claridad de cuál va a ser nuestro aporte ahí.
Esperamos poder avanzar, pues hoy tenemos una institucionalidad del agua disgregada, débil, hay poca información, opacidad de transacción de derechos, con pocos modelos para predecir el comportamiento de las cuencas, hay buena información de los cauces superficiales, pero mala de las cauces subterráneos. Los aspectos de coordinación y gestión están en el centro del problema hídrico.
-¿Qué focos debe tener la política hídrica?
-Una gestión integrada de cuencas; establecer las prioridades de uso; definir cómo se reparte el agua en escasez, cómo se determina el nivel sustentable o no de una cuenca; transparencia en la información de manera que la fiscalización la haga la sociedad. Es evidente que el modelo de la institucionalidad y la gestión del agua tocó fondo, hay que cambiarlo. Lo que es importante es hacerlo con altura de miras y no caer en discusiones ideológicas.
-Y en su opinión, ¿cuándo debería estar lista la nueva política del agua?
-Esta es una política para los próximos 30 años y su implementación se demora mucho. La hoja de ruta debiera tener un avance importante el próximo año.

Mesa Nacional del Agua

Ver artículo
Fuente: Diario Financiero, Jueves 14 de Noviembre de 2019

TITULARES