Domingo, Enero 29, 2023

American Tower: “Existe un déficit grande de cobertura 4G… es muy importante agilizar el despliegue de redes”

DIARIO FINANCIERO – Tras adquirir a fines del año pasado el 40% de las torres que Entel tiene en Chile y el 64% de las que tiene en Perú, sumando 3.242 unidades, la operadora de redes de telecomunicaciones American Tower duplicó su volumen en el país.
La empresa está en Chile desde 2010 y ha ido sumando activos de empresas de telecomunicaciones. Desde esa vereda, Priscila Oliva, country lead de American Tower Chile, cuenta cómo ven el desarrollo del sector y el rol que empresas como la que dirige, que dan servicios a operadores que tienen relación con el cliente final, pueden jugar para expandir las redes en tiempos en que la conectividad es central en el funcionamiento del país.
– ¿Cuál es el balance que hacen de sus negocios en Chile en 2019?
– Tuvimos un 2019 positivo. A pesar de que el país tuvo un último trimestre muy complejo, como empresa pudimos seguir manteniendo nuestro foco de trabajar mano a mano con nuestros clientes y, además, pudimos cerrar bien el año con la adquisición de los activos a Entel.
– ¿En qué posición de mercado los deja esa compra?
– Esto nos deja muy bien posicionados para seguir desarrollándonos en Chile y Perú. Acá duplicamos nuestro volumen de sitios de telecomunicaciones, lo que nos permite tener una posición sólida y en crecimiento.
Esta inversión refleja nuestro compromiso con seguir contribuyendo al crecimiento de Chile y a su red de telecomunicaciones que, como lo estamos viviendo actualmente, se vuelve cada vez más imprescindible en la vida de toda la sociedad.
– Ustedes han dicho que veían restricciones para su crecimiento en Chile, ¿ha cambiado esa visión?
– Operamos desde el 2010 en Chile y nuestra visión siempre ha sido muy positiva, atentos a las oportunidades que nos puede ofrecer y buscando ser un aporte en la conectividad. No obstante, Chile tiene un enorme desafío. Si uno lo mira desde el punto de vista de la necesidad de infraestructura que existe hoy para las tecnologías actuales y, al mismo tiempo, de la preparación que se necesita para la llegada de nuevas tecnologías como el 5G, la excesiva regulación -una de las más altas de la región- dificulta el despliegue.
– ¿Qué se podría hacer?
– Uno de las principales prioridades consiste en simplificar los procesos administrativos y regulatorios para desarrollar nueva infraestructura y facilitar la instalación en infraestructura ya existente.
Solo por poner un ejemplo, que una instalación esté operando y con todos sus permisos aprobados puede tomar hasta dos años. Esto plantea un cierto grado de incertidumbre que no facilita la inversión, el desarrollo del proyecto ni los impactos positivos asociados, ya que el contexto cambia rápidamente, como le hemos visto producto de la pandemia.
Se están haciendo esfuerzos desde la Subtel para reducir esos plazos, pero esa es solo una parte del problema. Hay un trabajo pendiente con las municipalidades y los plazos de revisión que tienen sus Direcciones de Obra. Asimismo, es fundamental que la normativa contemple y promueva el modelo de neutralidad y compartición, permitiendo acceder a mobiliario público para integrar varios servicios en una sola infraestructura y así generando economías de escala, optimización y un menor impacto urbanístico.

Salto en tráfico de datos

-Desde su posición y teniendo en cuenta el avance del Covid-19, ¿las redes están preparadas para soportar el tráfico?
– En base a la información de público conocimiento, el aumento de tráfico de datos ha sido sobre el 20%, lo que representa un incremento del consumo habitual, aunque hasta el momento ha sido bien soportado por las redes.
Lo importante es destacar que en el país existe un déficit importante de cobertura en la red de 4G, que es una necesidad que vemos a diario desde las comunas en las que trabajamos. Es muy importante que podamos buscar mecanismos regulatorios que permitan agilizar el despliegue de infraestructura que permita dar soporte a la red.
Si algo podemos sacar en limpio de esta pandemia, es que el teletrabajo, la educación a distancia, y la entretención en la casa se irán incrementando con los años, por lo que el país debe estar preparado para dar un salto importante en el tráfico de datos.
– ¿Cuánta nueva infraestructura se necesita en el país para poder funcionar de manera óptima?
– Según datos de la propia Subtel, se necesitará al menos el triple de radiobases de las que hoy existen en Chile. Es necesario pensar que para que cada una de esas antenas funcione, requiere de infraestructura que la soporte, un entorno que las acepte y autoridades que las aprueben. Está demostrado que la simplificación regulatoria, la agilización de trámites y el fomento del modelo de compartición de infraestructura son esenciales para lograr una mayor cobertura en 4G, y lo serán aún más con la llegada de 5G. Chile debe adaptarse rápido para no quedar atrasado en relación con otros países.
Ver artículo
Fuente: Diario Financiero, lunes 20 de abril 2020

DIARIO FINANCIERO – Tras adquirir a fines del año pasado el 40% de las torres que Entel tiene en Chile y el 64% de las que tiene en Perú, sumando 3.242 unidades, la operadora de redes de telecomunicaciones American Tower duplicó su volumen en el país.
La empresa está en Chile desde 2010 y ha ido sumando activos de empresas de telecomunicaciones. Desde esa vereda, Priscila Oliva, country lead de American Tower Chile, cuenta cómo ven el desarrollo del sector y el rol que empresas como la que dirige, que dan servicios a operadores que tienen relación con el cliente final, pueden jugar para expandir las redes en tiempos en que la conectividad es central en el funcionamiento del país.
– ¿Cuál es el balance que hacen de sus negocios en Chile en 2019?
– Tuvimos un 2019 positivo. A pesar de que el país tuvo un último trimestre muy complejo, como empresa pudimos seguir manteniendo nuestro foco de trabajar mano a mano con nuestros clientes y, además, pudimos cerrar bien el año con la adquisición de los activos a Entel.
– ¿En qué posición de mercado los deja esa compra?
– Esto nos deja muy bien posicionados para seguir desarrollándonos en Chile y Perú. Acá duplicamos nuestro volumen de sitios de telecomunicaciones, lo que nos permite tener una posición sólida y en crecimiento.
Esta inversión refleja nuestro compromiso con seguir contribuyendo al crecimiento de Chile y a su red de telecomunicaciones que, como lo estamos viviendo actualmente, se vuelve cada vez más imprescindible en la vida de toda la sociedad.
– Ustedes han dicho que veían restricciones para su crecimiento en Chile, ¿ha cambiado esa visión?
– Operamos desde el 2010 en Chile y nuestra visión siempre ha sido muy positiva, atentos a las oportunidades que nos puede ofrecer y buscando ser un aporte en la conectividad. No obstante, Chile tiene un enorme desafío. Si uno lo mira desde el punto de vista de la necesidad de infraestructura que existe hoy para las tecnologías actuales y, al mismo tiempo, de la preparación que se necesita para la llegada de nuevas tecnologías como el 5G, la excesiva regulación -una de las más altas de la región- dificulta el despliegue.
– ¿Qué se podría hacer?
– Uno de las principales prioridades consiste en simplificar los procesos administrativos y regulatorios para desarrollar nueva infraestructura y facilitar la instalación en infraestructura ya existente.
Solo por poner un ejemplo, que una instalación esté operando y con todos sus permisos aprobados puede tomar hasta dos años. Esto plantea un cierto grado de incertidumbre que no facilita la inversión, el desarrollo del proyecto ni los impactos positivos asociados, ya que el contexto cambia rápidamente, como le hemos visto producto de la pandemia.
Se están haciendo esfuerzos desde la Subtel para reducir esos plazos, pero esa es solo una parte del problema. Hay un trabajo pendiente con las municipalidades y los plazos de revisión que tienen sus Direcciones de Obra. Asimismo, es fundamental que la normativa contemple y promueva el modelo de neutralidad y compartición, permitiendo acceder a mobiliario público para integrar varios servicios en una sola infraestructura y así generando economías de escala, optimización y un menor impacto urbanístico.

Salto en tráfico de datos

-Desde su posición y teniendo en cuenta el avance del Covid-19, ¿las redes están preparadas para soportar el tráfico?
– En base a la información de público conocimiento, el aumento de tráfico de datos ha sido sobre el 20%, lo que representa un incremento del consumo habitual, aunque hasta el momento ha sido bien soportado por las redes.
Lo importante es destacar que en el país existe un déficit importante de cobertura en la red de 4G, que es una necesidad que vemos a diario desde las comunas en las que trabajamos. Es muy importante que podamos buscar mecanismos regulatorios que permitan agilizar el despliegue de infraestructura que permita dar soporte a la red.
Si algo podemos sacar en limpio de esta pandemia, es que el teletrabajo, la educación a distancia, y la entretención en la casa se irán incrementando con los años, por lo que el país debe estar preparado para dar un salto importante en el tráfico de datos.
– ¿Cuánta nueva infraestructura se necesita en el país para poder funcionar de manera óptima?
– Según datos de la propia Subtel, se necesitará al menos el triple de radiobases de las que hoy existen en Chile. Es necesario pensar que para que cada una de esas antenas funcione, requiere de infraestructura que la soporte, un entorno que las acepte y autoridades que las aprueben. Está demostrado que la simplificación regulatoria, la agilización de trámites y el fomento del modelo de compartición de infraestructura son esenciales para lograr una mayor cobertura en 4G, y lo serán aún más con la llegada de 5G. Chile debe adaptarse rápido para no quedar atrasado en relación con otros países.
Ver artículo
Fuente: Diario Financiero, lunes 20 de abril 2020

TITULARES