Lunes, Marzo 4, 2024

Alta congestión y menos frecuencia: El complejo escenario en regiones ante “escasez” de conductores del transporte público

EL MERCURIO ON LINE – Las denuncias se repiten en varias regiones: cientos de usuarios del transporte público afirman que la frecuencia de los buses ha disminuido considerablemente -especialmente desde el retorno a la presencialidad- alargando los tiempos de espera y la incetidumbre de lo que pueda ocurrir con la próxima llegada del invierno.

En Valparaíso, por ejemplo, el tema ha provocado que diversas organizaciones civiles -entre ellas, el colegio de Profesores, CUT provincial, unión comunal de audultos mayores, Confech zonal y la unión comunal de juntas de vecinos- crearan una “mesa comunal por el transporte digno”, pues afirman que no han sido incorporados al debate que sostienen las autoridades en esta materia.

“El transporte público tiene años de parches, de mesas técnicas, de comisiones de expertos y el resultado que tenemos actualmente es por una política que no incluye la participación ciudadana en el diseño de las políticas públicas”, afirma Isaac Alterman, presidente de la Unión Comunal de Juntas de vecinos de Valparaíso.

Las asociaciones sostienen que la situación finalmente genera un daño a la vida cotidiana de las personas, incluyendo a los adultos mayores, los escolares y las personas que se deben trasladar a sus trabajos. Sin embargo, también han incorporado conductores a la locomoción, quienes denuncian una precarización de sus condiciones laborales.

“Cuando hablamos de falta de choferes en la región, también hay que ver que hay un problema de remuneraciones, y ellos con justa razón buscan otro financiamiento para poder subsistir. El problema acá también radican en el monopolio del transporte; empresas que reciben subsidios estatales y a parte, nosotros pagamos el pasaje”, recalca Alterman.

Según una encuesta rápida de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos de Vaparaíso, realizada sobre 90 sectores de la comuna durante el mes de marzo, en base a casi 100 respuestas, el 87,6% señaló que hay poca frecuencia en la zona, mientras que el 89,7% afirmó que la locomoción “deja de circular a cierta hora”. Otros problemas con un alto porcentaje son la detección de “riesgo por poco profesionalismo” (32%); “cambios en recorridos” (23,7%) y “cobros indebidos” (19,6%).

En el Biobío el escenario se repite en varias zonas del Gran Concepción. Usuarios del transporte público de Hualpén, Talcahuano, Penco o San Pedro de La Paz afirman que el retorno a lo presencial en los distintos sectores ha hecho crecer la demanda por el transporte público. El problema, es que ha aumentado la congestión vehicular y habría menos frecuencia de micros.

El presidente de la Asociación Provincial de Taxibuses de la zona, Alejandro Riquelme, explicó a La Estrella de Concepción que actualmente están trabajando con una flota “entre un 70 y 80 por ciento, esto obedece a la falta de conductores, pero estamos haciendo todas las gestiones para poder aumentar y llegar a ofrecer el servicio en un 90 por ciento”.

De todas formas, aclara que si bien existe una percepción de que hay menos máquinas circulando, plantea que esta escasez se debe más bien a la alta congestión que hoy existe. Por ejemplo, si antes un viaje de ida y regreso al terminal lo hacían en hora y media, hoy se le debe sumar una hora adicional de tiempo.

Problema multidimensional

Las diversas hipótesis que manejan los expertos sobre el tema dejan entrever que el problema es multidimensional. Sin embargo, algunos factores hoy estarían pesando más para que el complejo escenario que viven las regiones se vea agudizado.

Franco Basso, académico de la Escuela de Ingeniería Industrial de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso y experto en transportes, afirma que, “claramente hay un déficit de conductores, pues con las ayudas estatales, los retiros del 10% y los sectores que se han desarrollado mucho más, varios de ellos han decidido migrar a otras opciones laborales, dejando un trabajo que es bastante estresante, donde se enfrentan a insultos, golpes y sueldos que no son competitivos”.

En segundo lugar, el incremento del parque automotriz producto de las compras de vehículos durante el confinamiento, llevó a que hoy “estemos ante la peor situación en término de congestión de la historia; y la congestión conlleva una serie de problemas para el transporte público, en velocidad, buses y calidad de servicio”.

Por eso, sostiene que lo lógico será que aún con la misma cantidad de máquinas circulando, las personas de todas maneras percibirán menos frecuencia si es que un bus está obligado a estar detenido mucho tiempo en un lugar, por la congestión.

Por su parte, el ex ministro de Transportes, Andrés Gómez-Lobo, agrega otra posible causa, también asociada a búsqueda de mejores oportunidades laborales. “Cuando el precio del cobre está alto y hay mucha mano de obra en el norte, muchos conductores, mecánicos y electricistas se van a la gran minería y eso causa escasez en los sistemas de transporte en Santiago y otras ciudades”, plantea a modo de hipótesis de lo que pueda estar ocurriendo.

Pero las causas no sólo tienen que ver con el agotamiento de los conductores o con la congestión, sino con las políticas públicas que demandan urgencia. Basso plantea que es necesario pensar en un modelo multimodal de transporte (que sume bicicleta + micro o Metro), crear pistas exclusivas en zonas donde circula mucho transporte público y terminar proyectos de infraestructura pública, “como las extensiones del Metro de Valparaíso, Biotren y tranvía entre Coquimbo y La Serena”.

Gobernadores regionales piden más atribuciones

“En nuestra región (Los Lagos) también hemos observado este problema. Hay menos conductores disponibles para el transporte público en general y eso está dificultando la frecuencia del servicio; quizás por los rezagos del IFE y los retiros, lo que habría generado mayor desmotivación en los conductores”, señala Patricio Vallespín, presidente de la Asociación Nacional de Gobernadores Regionales.

Si bien existe esperanza de que el proceso se vaya normalizando conforme mejoren aún más los indicadores de empleabilidad en el país, Vallespín es consciente de que también hoy están lidiando con un “problema de congestión gigantesco” a raíz del incremento el parque automotriz, lo que ha llevado a que varios alcaldes pidan a la cartera de Transportes avanzar en restricción vehicular en regiones.

“Sin duda hay preocupación en esta materia y respecto a las competencias que el ministerio de Transportes pudiera transferir a los gobiernos regionales. Eso está en la agenda de discusión, hay que verlas caso a caso”, sostiene.

Fuente: El Mercurio On Line, Viernes 1 de Abril de 2022

EL MERCURIO ON LINE – Las denuncias se repiten en varias regiones: cientos de usuarios del transporte público afirman que la frecuencia de los buses ha disminuido considerablemente -especialmente desde el retorno a la presencialidad- alargando los tiempos de espera y la incetidumbre de lo que pueda ocurrir con la próxima llegada del invierno.

En Valparaíso, por ejemplo, el tema ha provocado que diversas organizaciones civiles -entre ellas, el colegio de Profesores, CUT provincial, unión comunal de audultos mayores, Confech zonal y la unión comunal de juntas de vecinos- crearan una “mesa comunal por el transporte digno”, pues afirman que no han sido incorporados al debate que sostienen las autoridades en esta materia.

“El transporte público tiene años de parches, de mesas técnicas, de comisiones de expertos y el resultado que tenemos actualmente es por una política que no incluye la participación ciudadana en el diseño de las políticas públicas”, afirma Isaac Alterman, presidente de la Unión Comunal de Juntas de vecinos de Valparaíso.

Las asociaciones sostienen que la situación finalmente genera un daño a la vida cotidiana de las personas, incluyendo a los adultos mayores, los escolares y las personas que se deben trasladar a sus trabajos. Sin embargo, también han incorporado conductores a la locomoción, quienes denuncian una precarización de sus condiciones laborales.

“Cuando hablamos de falta de choferes en la región, también hay que ver que hay un problema de remuneraciones, y ellos con justa razón buscan otro financiamiento para poder subsistir. El problema acá también radican en el monopolio del transporte; empresas que reciben subsidios estatales y a parte, nosotros pagamos el pasaje”, recalca Alterman.

Según una encuesta rápida de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos de Vaparaíso, realizada sobre 90 sectores de la comuna durante el mes de marzo, en base a casi 100 respuestas, el 87,6% señaló que hay poca frecuencia en la zona, mientras que el 89,7% afirmó que la locomoción “deja de circular a cierta hora”. Otros problemas con un alto porcentaje son la detección de “riesgo por poco profesionalismo” (32%); “cambios en recorridos” (23,7%) y “cobros indebidos” (19,6%).

En el Biobío el escenario se repite en varias zonas del Gran Concepción. Usuarios del transporte público de Hualpén, Talcahuano, Penco o San Pedro de La Paz afirman que el retorno a lo presencial en los distintos sectores ha hecho crecer la demanda por el transporte público. El problema, es que ha aumentado la congestión vehicular y habría menos frecuencia de micros.

El presidente de la Asociación Provincial de Taxibuses de la zona, Alejandro Riquelme, explicó a La Estrella de Concepción que actualmente están trabajando con una flota “entre un 70 y 80 por ciento, esto obedece a la falta de conductores, pero estamos haciendo todas las gestiones para poder aumentar y llegar a ofrecer el servicio en un 90 por ciento”.

De todas formas, aclara que si bien existe una percepción de que hay menos máquinas circulando, plantea que esta escasez se debe más bien a la alta congestión que hoy existe. Por ejemplo, si antes un viaje de ida y regreso al terminal lo hacían en hora y media, hoy se le debe sumar una hora adicional de tiempo.

Problema multidimensional

Las diversas hipótesis que manejan los expertos sobre el tema dejan entrever que el problema es multidimensional. Sin embargo, algunos factores hoy estarían pesando más para que el complejo escenario que viven las regiones se vea agudizado.

Franco Basso, académico de la Escuela de Ingeniería Industrial de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso y experto en transportes, afirma que, “claramente hay un déficit de conductores, pues con las ayudas estatales, los retiros del 10% y los sectores que se han desarrollado mucho más, varios de ellos han decidido migrar a otras opciones laborales, dejando un trabajo que es bastante estresante, donde se enfrentan a insultos, golpes y sueldos que no son competitivos”.

En segundo lugar, el incremento del parque automotriz producto de las compras de vehículos durante el confinamiento, llevó a que hoy “estemos ante la peor situación en término de congestión de la historia; y la congestión conlleva una serie de problemas para el transporte público, en velocidad, buses y calidad de servicio”.

Por eso, sostiene que lo lógico será que aún con la misma cantidad de máquinas circulando, las personas de todas maneras percibirán menos frecuencia si es que un bus está obligado a estar detenido mucho tiempo en un lugar, por la congestión.

Por su parte, el ex ministro de Transportes, Andrés Gómez-Lobo, agrega otra posible causa, también asociada a búsqueda de mejores oportunidades laborales. “Cuando el precio del cobre está alto y hay mucha mano de obra en el norte, muchos conductores, mecánicos y electricistas se van a la gran minería y eso causa escasez en los sistemas de transporte en Santiago y otras ciudades”, plantea a modo de hipótesis de lo que pueda estar ocurriendo.

Pero las causas no sólo tienen que ver con el agotamiento de los conductores o con la congestión, sino con las políticas públicas que demandan urgencia. Basso plantea que es necesario pensar en un modelo multimodal de transporte (que sume bicicleta + micro o Metro), crear pistas exclusivas en zonas donde circula mucho transporte público y terminar proyectos de infraestructura pública, “como las extensiones del Metro de Valparaíso, Biotren y tranvía entre Coquimbo y La Serena”.

Gobernadores regionales piden más atribuciones

“En nuestra región (Los Lagos) también hemos observado este problema. Hay menos conductores disponibles para el transporte público en general y eso está dificultando la frecuencia del servicio; quizás por los rezagos del IFE y los retiros, lo que habría generado mayor desmotivación en los conductores”, señala Patricio Vallespín, presidente de la Asociación Nacional de Gobernadores Regionales.

Si bien existe esperanza de que el proceso se vaya normalizando conforme mejoren aún más los indicadores de empleabilidad en el país, Vallespín es consciente de que también hoy están lidiando con un “problema de congestión gigantesco” a raíz del incremento el parque automotriz, lo que ha llevado a que varios alcaldes pidan a la cartera de Transportes avanzar en restricción vehicular en regiones.

“Sin duda hay preocupación en esta materia y respecto a las competencias que el ministerio de Transportes pudiera transferir a los gobiernos regionales. Eso está en la agenda de discusión, hay que verlas caso a caso”, sostiene.

Fuente: El Mercurio On Line, Viernes 1 de Abril de 2022

TITULARES