Viernes, Mayo 24, 2024

AGUNSA y TPV tienen un desafío mayor en el puerto de Valparaíso: la licitación definitiva del Terminal 2

MUNDO MARÍTIMO – El 16 de marzo Terminal Portuario Valparaíso (TPV) inició su periodo de concesión en el Terminal 2 del puerto y- según sostiene su gerente general, Rubén Ramírez- hasta ahora el proceso “ha sido bastante grato. Estamos muy contentos porque llegamos a un terminal multipropósito que anhelábamos desde hace muchos años como grupo AGUNSA y hoy día estamos muy contentos de estar operando”.

Ramírez en conversación con MundoMarítimo, valoró la tradición portuaria de AGUNSA y recordó que la firma logró estar presente en el puerto de Valparaíso hasta 2013 cuando tomó la concesión del Terminal 2 el Grupo OHL. “Este era un sueño de siempre de los directores, de la compañía, de poder operar Valparaíso. Tenemos toda la capacidad, el knowhow y la experiencia para hacerlo. Hemos manejado muchas cargas en Valparaíso y en muchos terminales tanto en Chile como del extranjero por lo que para nosotros ha sido muy fácil ponerlo en operación”, destaca.

En este periodo, indica, “nos hemos encontrado con un equipo humano tremendo, con el sindicato de estibadores, con operadores de máquinas, con empleados que trabajan en sistemas documentales, todos espectaculares; con una entrega y una preocupación que nos ha permitido desarrollar fuertemente el puerto de Valparaíso y poder decir que hoy no tenemos naves a la gira. Se acabó la cola de naves, ya no tenemos buques en espera, terminamos con esta incertidumbre tremenda que tenían lo armadores y los clientes que no podían tener sus productos en sus bodegas”.

Precisa al respecto que “había un descontento de todo el mundo armatorial, naves muy atrasadas con mucho tiempo esperando y que dejaban de cumplir sus contratos. Eso hacía que muchas se desviaran a otros puertos como al de Coquimbo, a los de la octava región o, incluso, más al sur, a Puerto Montt”.

Hacia un objetivo mayor

En estos poco más de dos meses TPV ha desembarcado todo tipo de productos y no solo fierro, material que anteriormente tenía la preferencia. “Hemos atendido todo tipo de carga: breakbulk, maxi sacos, cargas con sulfatos, muchos productos químicos; algunas resinas para fabricar envases, mucha tubería y fierro que va ligado al desarrollo de la industria y de la construcción. TPV es un puerto multipropósito que puede atender a cualquier tipo de industria”, enfatiza Ramírez.

El corto periodo de concesión (hasta 2026) no disminuye el empeño de AGUNSA en esta operación, de hecho, es un acicate. “Es un desafío para el Grupo poder decir que estamos presentes, que somos una solución y que también podemos serlo en el futuro. Creo que no estamos mirando este contrato para este lapso de cuatro años más uno, estamos pensando en algo más grande, poder demostrarle a la Empresa Portuaria Valparaíso y a la industria en general de que AGUNSA está preparada para atender un puerto multipropósito de gran escala”.

En ese sentido, recalca que “el desafío es estar presente cuando se produzca esta invitación a licitar el Terminal 2 completo [incluyendo el proyecto de ampliación]; AGUNSA va a estar con el knowhow, con el conocimiento de los clientes, con la buena atención y eso nos tiene muy contentos. La compañía tiene un gran soporte internacional el cual nos da el conocimiento para desarrollar cualquier proyecto acá en Chile”.

Rubén Ramírez hizo un llamado a las industrias del país a que “confíen en nosotros, a que vean nuestra página web y que vengan a vernos a Valparaíso y observen cómo desapareció la cola de buques, a que cierren cargas por Valparaíso. Este puerto está disponible, está esperándolos con las puertas abiertas”.

Cruceros

AGUNSA participó en la última versión de Seatrade en Miami, donde también pudo dar cuenta de la capacidad de TPV para la recalada de cruceros. “Estamos disponibles para atender cruceros”, subraya Ramírez. Sin embargo, reconoció que “dependemos de la eslora de los buques, tenemos un límite en el terminal y podemos atender cruceros de hasta 297 metros. Bajo esa marca los podemos atender y tenemos un sitio especialmente dedicado para ello. Vamos a ser una alternativa para cruceros en el puerto”, señala en referencia a la próxima temporada alta.

Ver artículo

Fuente: Mundo Marítimo, Viernes 27 de Mayo de 2022

MUNDO MARÍTIMO – El 16 de marzo Terminal Portuario Valparaíso (TPV) inició su periodo de concesión en el Terminal 2 del puerto y- según sostiene su gerente general, Rubén Ramírez- hasta ahora el proceso “ha sido bastante grato. Estamos muy contentos porque llegamos a un terminal multipropósito que anhelábamos desde hace muchos años como grupo AGUNSA y hoy día estamos muy contentos de estar operando”.

Ramírez en conversación con MundoMarítimo, valoró la tradición portuaria de AGUNSA y recordó que la firma logró estar presente en el puerto de Valparaíso hasta 2013 cuando tomó la concesión del Terminal 2 el Grupo OHL. “Este era un sueño de siempre de los directores, de la compañía, de poder operar Valparaíso. Tenemos toda la capacidad, el knowhow y la experiencia para hacerlo. Hemos manejado muchas cargas en Valparaíso y en muchos terminales tanto en Chile como del extranjero por lo que para nosotros ha sido muy fácil ponerlo en operación”, destaca.

En este periodo, indica, “nos hemos encontrado con un equipo humano tremendo, con el sindicato de estibadores, con operadores de máquinas, con empleados que trabajan en sistemas documentales, todos espectaculares; con una entrega y una preocupación que nos ha permitido desarrollar fuertemente el puerto de Valparaíso y poder decir que hoy no tenemos naves a la gira. Se acabó la cola de naves, ya no tenemos buques en espera, terminamos con esta incertidumbre tremenda que tenían lo armadores y los clientes que no podían tener sus productos en sus bodegas”.

Precisa al respecto que “había un descontento de todo el mundo armatorial, naves muy atrasadas con mucho tiempo esperando y que dejaban de cumplir sus contratos. Eso hacía que muchas se desviaran a otros puertos como al de Coquimbo, a los de la octava región o, incluso, más al sur, a Puerto Montt”.

Hacia un objetivo mayor

En estos poco más de dos meses TPV ha desembarcado todo tipo de productos y no solo fierro, material que anteriormente tenía la preferencia. “Hemos atendido todo tipo de carga: breakbulk, maxi sacos, cargas con sulfatos, muchos productos químicos; algunas resinas para fabricar envases, mucha tubería y fierro que va ligado al desarrollo de la industria y de la construcción. TPV es un puerto multipropósito que puede atender a cualquier tipo de industria”, enfatiza Ramírez.

El corto periodo de concesión (hasta 2026) no disminuye el empeño de AGUNSA en esta operación, de hecho, es un acicate. “Es un desafío para el Grupo poder decir que estamos presentes, que somos una solución y que también podemos serlo en el futuro. Creo que no estamos mirando este contrato para este lapso de cuatro años más uno, estamos pensando en algo más grande, poder demostrarle a la Empresa Portuaria Valparaíso y a la industria en general de que AGUNSA está preparada para atender un puerto multipropósito de gran escala”.

En ese sentido, recalca que “el desafío es estar presente cuando se produzca esta invitación a licitar el Terminal 2 completo [incluyendo el proyecto de ampliación]; AGUNSA va a estar con el knowhow, con el conocimiento de los clientes, con la buena atención y eso nos tiene muy contentos. La compañía tiene un gran soporte internacional el cual nos da el conocimiento para desarrollar cualquier proyecto acá en Chile”.

Rubén Ramírez hizo un llamado a las industrias del país a que “confíen en nosotros, a que vean nuestra página web y que vengan a vernos a Valparaíso y observen cómo desapareció la cola de buques, a que cierren cargas por Valparaíso. Este puerto está disponible, está esperándolos con las puertas abiertas”.

Cruceros

AGUNSA participó en la última versión de Seatrade en Miami, donde también pudo dar cuenta de la capacidad de TPV para la recalada de cruceros. “Estamos disponibles para atender cruceros”, subraya Ramírez. Sin embargo, reconoció que “dependemos de la eslora de los buques, tenemos un límite en el terminal y podemos atender cruceros de hasta 297 metros. Bajo esa marca los podemos atender y tenemos un sitio especialmente dedicado para ello. Vamos a ser una alternativa para cruceros en el puerto”, señala en referencia a la próxima temporada alta.

Ver artículo

Fuente: Mundo Marítimo, Viernes 27 de Mayo de 2022

TITULARES