Jueves, Mayo 23, 2024

Aguas Pacífico acusa que problemas “burocráticos” y una toma retrasan su proyecto de desaladora

DIARIO FINANCIERO – No es novedad que la megasequía que se vive en Chile ha derivado en una potente crisis hídrica que afecta a diversas regiones del país. Este problema llevó a Aguas Pacífico, empresa impulsada por el fondo brasileño Patria Investments, a gestar en el año 2016 el Proyecto Aconcagua, el cual pondría en marcha la primera desaladora multipropósito del país emplazada en la bahía de Quintero, Puchuncaví.

A pesar de la crítica situación por la que está pasando Chile, y la inminente necesidad de estos proyectos, Aguas Pacífico no ha logrado terminar la construcción de su planta debido a distintos problemas “burocráticos” que han retrasado dicho proceso.

“Al no tener una política y un marco establecido, llegar a contar con todos los permisos para poder iniciar la construcción demora mucho tiempo. Hoy en día un proyecto de desalinización no demora menos de ocho años para ser materializado. Es urgente y necesario agilizar estos procesos para combatir la escasez de agua que vive Chile, antes de que sea tarde y terminemos como Uruguay o Sudáfrica”, manifestó Mauricio Alegría, director de sostenibilidad de Aguas Pacífico.

Sumado a los seis años que tuvo que esperar la empresa para conseguir todos los permisos necesarios, la construcción del proyecto -que comenzó en noviembre de 2022- lleva más de 70 días detenida debido a una toma ilegal de pescadores, situación que ha retrasado aún más la fecha término de la planta.

“No se está respetando el estado de derecho del proyecto. Nos encontramos detenidos por una toma ilegal, sin solución por parte de las autoridades, ya que no existe una política clara respecto de cómo el Estado tiene que actuar”, enfatizó Alegría.

Ante esta situación, y para retomar la construcción de las obras lo antes posible, Aguas Pacífico interpuso un recurso de protección en la Corte de Apelaciones de Valparaíso contra los responsables de la toma, el cual fue admitido por el tribunal.

Proyecto Aconcagua

“Hay muchas desaladoras en el país, pero que tienen un solo propósito. Es por eso que nosotros llegamos con la primera planta multipropósito de Chile, para poder entregar agua desde un lugar a diferentes usuarios -industriales, minería, sanitarios, entre otros- y no solo a un rubro en específico”, enfatizó el director de sostenibilidad.

El Proyecto Aconcagua, que involucra una inversión de US$ 1.000 millones, va a ser capaz de producir hasta 1.000 litros por segundo de agua dulce multipropósito y multicliente, con el objetivo de entregar este recurso a las comunas de Quintero, Quillota, Limache, Olmué y Colina. Además, esta planta va a utilizar energías 100% renovables, para “combatir el cambio climático desde todos los ejes posibles”.

Para Mauricio Alegría este proyecto es la punta de lanza que necesita Chile. Además, recalcó que como empresa quieren seguir avanzando en este tipo de proyectos y que incluso tienen algunos lugares ya estudiados. “Quiero volver a reiterar, nosotros necesitamos de alguna forma que el estado de derecho se respete para seguir materializando estos proyectos. Las desaladoras son la solución a la crisis que tenemos frente a nuestros ojos”, manifestó.

“Siempre será una contribución”

Consultado sobre la importancia de las desaladoras en el combate contra la crisis hídrica, el Director General de Aguas del Ministerio de Obras Públicas, Rodrigo Sanhueza, sostuvo que este tipo de proyecto es una de las soluciones para propiciar seguridad hídrica al país.

“Una nueva fuente de agua siempre será una contribución para paliar el déficit hídrico cada día más presente en nuestro país. Si la construcción de estas es viable, habría que propiciar su construcción, ya sea con recursos del Estado, privados, o bien, una asociación público-privada”, destacó Sanhueza.

En relación a la “falta” de políticas, el director recalcó que se requiere de un marco normativo que regule esta situación, por lo que como MOP están trabajando en indicaciones relacionadas al proyecto de ley de uso de agua de mar para desalinización. “Uno de los temas en discusión es la forma de hacer más eficiente los procedimientos”, concluyó Rodrigo Sanhueza.

Ver artículo

Fuente: Diario Financiero, Lunes 24 de Julio de 2023

DIARIO FINANCIERO – No es novedad que la megasequía que se vive en Chile ha derivado en una potente crisis hídrica que afecta a diversas regiones del país. Este problema llevó a Aguas Pacífico, empresa impulsada por el fondo brasileño Patria Investments, a gestar en el año 2016 el Proyecto Aconcagua, el cual pondría en marcha la primera desaladora multipropósito del país emplazada en la bahía de Quintero, Puchuncaví.

A pesar de la crítica situación por la que está pasando Chile, y la inminente necesidad de estos proyectos, Aguas Pacífico no ha logrado terminar la construcción de su planta debido a distintos problemas “burocráticos” que han retrasado dicho proceso.

“Al no tener una política y un marco establecido, llegar a contar con todos los permisos para poder iniciar la construcción demora mucho tiempo. Hoy en día un proyecto de desalinización no demora menos de ocho años para ser materializado. Es urgente y necesario agilizar estos procesos para combatir la escasez de agua que vive Chile, antes de que sea tarde y terminemos como Uruguay o Sudáfrica”, manifestó Mauricio Alegría, director de sostenibilidad de Aguas Pacífico.

Sumado a los seis años que tuvo que esperar la empresa para conseguir todos los permisos necesarios, la construcción del proyecto -que comenzó en noviembre de 2022- lleva más de 70 días detenida debido a una toma ilegal de pescadores, situación que ha retrasado aún más la fecha término de la planta.

“No se está respetando el estado de derecho del proyecto. Nos encontramos detenidos por una toma ilegal, sin solución por parte de las autoridades, ya que no existe una política clara respecto de cómo el Estado tiene que actuar”, enfatizó Alegría.

Ante esta situación, y para retomar la construcción de las obras lo antes posible, Aguas Pacífico interpuso un recurso de protección en la Corte de Apelaciones de Valparaíso contra los responsables de la toma, el cual fue admitido por el tribunal.

Proyecto Aconcagua

“Hay muchas desaladoras en el país, pero que tienen un solo propósito. Es por eso que nosotros llegamos con la primera planta multipropósito de Chile, para poder entregar agua desde un lugar a diferentes usuarios -industriales, minería, sanitarios, entre otros- y no solo a un rubro en específico”, enfatizó el director de sostenibilidad.

El Proyecto Aconcagua, que involucra una inversión de US$ 1.000 millones, va a ser capaz de producir hasta 1.000 litros por segundo de agua dulce multipropósito y multicliente, con el objetivo de entregar este recurso a las comunas de Quintero, Quillota, Limache, Olmué y Colina. Además, esta planta va a utilizar energías 100% renovables, para “combatir el cambio climático desde todos los ejes posibles”.

Para Mauricio Alegría este proyecto es la punta de lanza que necesita Chile. Además, recalcó que como empresa quieren seguir avanzando en este tipo de proyectos y que incluso tienen algunos lugares ya estudiados. “Quiero volver a reiterar, nosotros necesitamos de alguna forma que el estado de derecho se respete para seguir materializando estos proyectos. Las desaladoras son la solución a la crisis que tenemos frente a nuestros ojos”, manifestó.

“Siempre será una contribución”

Consultado sobre la importancia de las desaladoras en el combate contra la crisis hídrica, el Director General de Aguas del Ministerio de Obras Públicas, Rodrigo Sanhueza, sostuvo que este tipo de proyecto es una de las soluciones para propiciar seguridad hídrica al país.

“Una nueva fuente de agua siempre será una contribución para paliar el déficit hídrico cada día más presente en nuestro país. Si la construcción de estas es viable, habría que propiciar su construcción, ya sea con recursos del Estado, privados, o bien, una asociación público-privada”, destacó Sanhueza.

En relación a la “falta” de políticas, el director recalcó que se requiere de un marco normativo que regule esta situación, por lo que como MOP están trabajando en indicaciones relacionadas al proyecto de ley de uso de agua de mar para desalinización. “Uno de los temas en discusión es la forma de hacer más eficiente los procedimientos”, concluyó Rodrigo Sanhueza.

Ver artículo

Fuente: Diario Financiero, Lunes 24 de Julio de 2023

TITULARES