Martes, Mayo 21, 2024

Actividad de las consultoras de ingeniería acusa impacto del estallido social al cierre de 2019

DIARIO FINANCIERO – Índice elaborado por la AIC registró un deterioro en el desempeño del último trimestre, que lo ubicó por debajo de lo esperado por la entidad. Gremio advierte que las cifras para el año están en el escenario más pesimista ante el impacto del coronavirus.
Al igual que como ocurre en otros sectores de la economía, la industria de las empresas consultoras de ingeniería ve con preocupación la huella que dejará la actual crisis sanitaria producto del Covid-19, que tiene al país con cuarentenas progresivas, ya que en su caso se sumará al negativo impacto que ya acusó por el conflicto social.
Si bien el índice de actividad que elabora la Asociación de Empresas Consultoras de Ingeniería de Chile AG (AIC) registró un crecimiento de 9,5% en el cuarto trimestre de 2019, en comparación con el mismo período del año anterior, este desempeño estuvo por debajo de lo esperado. Al igual que el 9,3% que registró en promedio al cierre de 2019.
De acuerdo con el presidente de la entidad, Francisco Martin, la alarma se enciende con la caída de 1,5% del indicador ICON entre el tercer y cuarto trimestre del año pasado, que evidencia parte del impacto del conflicto social que se originó el 18 de octubre, que estuvo marcado por la violencia que impidió el normal funcionamiento de la actividad económica del país durante los últimos meses del año.
“Efectivamente tuvimos un crecimiento a pesar de lo que pasó el 18 de octubre, pero la conclusión es que sin el 18 de octubre habríamos tenido un crecimiento bastante importante”, señala Martin.
Sus cálculos son que entre el penúltimo y último cuarto del año pasado el indicador habría crecido un 3% si se le quita este efecto. Con ello, tanto el último trimestre de 2019 como el promedio anual -comparados con los mismos períodos del año anterior- habrían alcanzado un alza de dos dígitos, que finalmente no ocurrió.
Las expectativas son sombrías para este año según explica, ya que espera un mayor impacto del conflicto social en las cifras del primer trimestre de este año, lo que se sumarán al negativo efecto que producirá la situación sanitaria en el país.
Aun cuando reconoce que siguen avanzando sobre la marcha de las consultorías que ya estaban en rodaje en sus distintas fases -ingeniería preinversional, en detalle y gerenciamiento de proyectos e inspección-, advierte que existen señales que ponen en estado de alerta al gremio sobre lo que puede ocurrir este año.
Lo que le inquieta, por ejemplo, es que se impida a las consultoras ingresar a las faenas de los proyectos, ya que limitaría el levantamiento de información que necesitan para el diseño de las propuestas. Esto, a su juicio, detendrá en a lo menos tres o cuatro meses, cualquier iniciativa.
Las mediciones de AIC se realizan en los proyectos del área minera, industria, energía, infraestructura general, infraestructura hidráulica y sanitaria e infraestructura urbana, principalmente. Por lo que los anuncios de paralizaciones de las iniciativas de inversión, como parte de las medidas sanitarias que cada sector de la economía ha ido incorporando, no pasan desapercibidas por el gremio.
Lo que dicen la cifras

El informe advierte que existen indicadores tendenciales que dan luces de un deterioro de la demanda por consultorías. Uno de ellos es la caída en la actividad de ingeniería de detalle, que mide la fase intermedia de la evaluación previa a la construcción del proyecto. En el cuarto trimestre esta variable retrocedió un 19% en comparación con igual período de 2018.
A ello se le suma el aplanamiento de la curva de actividad de la ingeniería preinversional. Ambos comportamientos se explican, de acuerdo al reporte, “por una consideración ciertamente económica (impacto político social), dado que los proyectos en general se han ido deteniendo o siendo pospuestos, y algunos de ellos se retiraron del mercado, perdiendo incluso garantías”.
Ante esto, Martin menciona que sus expectativas para este año parten en las proyecciones de demanda más pesimista. A su juicio, la situación sanitaria tiene “eclipsado todo” por lo que con la información generada hasta la fecha, es prematuro conocer la profundidad y el alcance que tendrá en los principales sectores de la economía chilena. Por lo tanto, se debe considerar que las proyecciones del ICON para los siguientes trimestres podrían variar considerablemente.
Al cierre del 2019, el sector privado registró un crecimiento de 14,4% liderando la demanda por los servicios de consultorías, mientras que el sector público cayó un 2%.
En el informe del cuarto trimestre de la AIC se realizó un cambio de la base de comparación desde el año base de 1998 a 2018. El propósito del cambio fue establecer un escenario más cercano a la realidad actual de las empresas consultoras de ingeniería. Esto significó un cambio en el número de empresas que informan como de la cantidad de horas de análisis de los proyectos, las que crecieron un 37% y 42%, respectivamente.
Ver artículo
Fuente: Diario Financiero, Lunes 06 de Abril de 2020

DIARIO FINANCIERO – Índice elaborado por la AIC registró un deterioro en el desempeño del último trimestre, que lo ubicó por debajo de lo esperado por la entidad. Gremio advierte que las cifras para el año están en el escenario más pesimista ante el impacto del coronavirus.
Al igual que como ocurre en otros sectores de la economía, la industria de las empresas consultoras de ingeniería ve con preocupación la huella que dejará la actual crisis sanitaria producto del Covid-19, que tiene al país con cuarentenas progresivas, ya que en su caso se sumará al negativo impacto que ya acusó por el conflicto social.
Si bien el índice de actividad que elabora la Asociación de Empresas Consultoras de Ingeniería de Chile AG (AIC) registró un crecimiento de 9,5% en el cuarto trimestre de 2019, en comparación con el mismo período del año anterior, este desempeño estuvo por debajo de lo esperado. Al igual que el 9,3% que registró en promedio al cierre de 2019.
De acuerdo con el presidente de la entidad, Francisco Martin, la alarma se enciende con la caída de 1,5% del indicador ICON entre el tercer y cuarto trimestre del año pasado, que evidencia parte del impacto del conflicto social que se originó el 18 de octubre, que estuvo marcado por la violencia que impidió el normal funcionamiento de la actividad económica del país durante los últimos meses del año.
“Efectivamente tuvimos un crecimiento a pesar de lo que pasó el 18 de octubre, pero la conclusión es que sin el 18 de octubre habríamos tenido un crecimiento bastante importante”, señala Martin.
Sus cálculos son que entre el penúltimo y último cuarto del año pasado el indicador habría crecido un 3% si se le quita este efecto. Con ello, tanto el último trimestre de 2019 como el promedio anual -comparados con los mismos períodos del año anterior- habrían alcanzado un alza de dos dígitos, que finalmente no ocurrió.
Las expectativas son sombrías para este año según explica, ya que espera un mayor impacto del conflicto social en las cifras del primer trimestre de este año, lo que se sumarán al negativo efecto que producirá la situación sanitaria en el país.
Aun cuando reconoce que siguen avanzando sobre la marcha de las consultorías que ya estaban en rodaje en sus distintas fases -ingeniería preinversional, en detalle y gerenciamiento de proyectos e inspección-, advierte que existen señales que ponen en estado de alerta al gremio sobre lo que puede ocurrir este año.
Lo que le inquieta, por ejemplo, es que se impida a las consultoras ingresar a las faenas de los proyectos, ya que limitaría el levantamiento de información que necesitan para el diseño de las propuestas. Esto, a su juicio, detendrá en a lo menos tres o cuatro meses, cualquier iniciativa.
Las mediciones de AIC se realizan en los proyectos del área minera, industria, energía, infraestructura general, infraestructura hidráulica y sanitaria e infraestructura urbana, principalmente. Por lo que los anuncios de paralizaciones de las iniciativas de inversión, como parte de las medidas sanitarias que cada sector de la economía ha ido incorporando, no pasan desapercibidas por el gremio.
Lo que dicen la cifras

El informe advierte que existen indicadores tendenciales que dan luces de un deterioro de la demanda por consultorías. Uno de ellos es la caída en la actividad de ingeniería de detalle, que mide la fase intermedia de la evaluación previa a la construcción del proyecto. En el cuarto trimestre esta variable retrocedió un 19% en comparación con igual período de 2018.
A ello se le suma el aplanamiento de la curva de actividad de la ingeniería preinversional. Ambos comportamientos se explican, de acuerdo al reporte, “por una consideración ciertamente económica (impacto político social), dado que los proyectos en general se han ido deteniendo o siendo pospuestos, y algunos de ellos se retiraron del mercado, perdiendo incluso garantías”.
Ante esto, Martin menciona que sus expectativas para este año parten en las proyecciones de demanda más pesimista. A su juicio, la situación sanitaria tiene “eclipsado todo” por lo que con la información generada hasta la fecha, es prematuro conocer la profundidad y el alcance que tendrá en los principales sectores de la economía chilena. Por lo tanto, se debe considerar que las proyecciones del ICON para los siguientes trimestres podrían variar considerablemente.
Al cierre del 2019, el sector privado registró un crecimiento de 14,4% liderando la demanda por los servicios de consultorías, mientras que el sector público cayó un 2%.
En el informe del cuarto trimestre de la AIC se realizó un cambio de la base de comparación desde el año base de 1998 a 2018. El propósito del cambio fue establecer un escenario más cercano a la realidad actual de las empresas consultoras de ingeniería. Esto significó un cambio en el número de empresas que informan como de la cantidad de horas de análisis de los proyectos, las que crecieron un 37% y 42%, respectivamente.
Ver artículo
Fuente: Diario Financiero, Lunes 06 de Abril de 2020

TITULARES