Miércoles, Junio 19, 2024

Acerca de las “40 medidas”, por Carlos Cruz

EL SUR – El Gobierno ha anunciado un nuevo plan de impulso a la economía, que, a través de 40 medidas específicas, busca generar las condiciones para que quienes tengan proyectos en curso o piensen llevar adelante iniciativas empresariales por su cuenta, cuenten con mejores “condiciones ambientales” para poder concretarlas. Al parecer, por esta vía, el Gobierno espera despejar las dificultades enfrentadas los últimos años para que la economía del país recupere el ritmo de crecimiento que requiere y se merece.
Evidentemente, se parte de un diagnóstico parcial. En efecto, estas medidas podrían incrementar la actividad de algunas áreas, pero claramente no son suficientes, como ha quedado demostrado con otras iniciativas equivalentes anunciadas hace algunas semanas.
Queremos insistir en que para lograr un verdadero cambio en las tendencias -lo que al parecer para el Gobierno sólo se logrará cuando se recupere el precio del cobre- es imprescindible mostrar una voluntad efectiva de incentivar la inversión privada, especialmente en infraestructura.
Para ello sería perfectamente posible actuar en consecuencia, por ejemplo, reponiendo la construcción vía concesiones del terminal para pasajeros en el Puerto de Valparaíso; acelerando la firma de los contratos de adjudicación de Los Vilos- La Serena y del Camino de la Fruta; negociando con la CGR un pronto llamado a licitación del tramo Talca-Chillán de la Ruta 5; reponiendo el contrato para la construcción del embalse Punilla, acelerando el traspaso de fondos al Fondo de Infraestructura -y apoyarse en este para sacar adelante más y mejores proyectos de infraestructura de uso público financiados por el sector privado- acelerando el Plan de Concesiones considerado para este año y el próximo.
En síntesis, como se puede apreciar, hay espacio para que el Gobierno emprenda acciones decididas que representen un impulso efectivo a la inversión. Con esa señal, estamos seguros que el sector privado se sentirá mucho más cómodo para interpretar en forma virtuosa las modificaciones que se están proponiendo, y no las verá solo como una forma de empatar para que pasen cosas que están fuera de su control.
Ver artículo
Fuente: El Sur,  Martes 01 de Octubre de 2019

EL SUR – El Gobierno ha anunciado un nuevo plan de impulso a la economía, que, a través de 40 medidas específicas, busca generar las condiciones para que quienes tengan proyectos en curso o piensen llevar adelante iniciativas empresariales por su cuenta, cuenten con mejores “condiciones ambientales” para poder concretarlas. Al parecer, por esta vía, el Gobierno espera despejar las dificultades enfrentadas los últimos años para que la economía del país recupere el ritmo de crecimiento que requiere y se merece.
Evidentemente, se parte de un diagnóstico parcial. En efecto, estas medidas podrían incrementar la actividad de algunas áreas, pero claramente no son suficientes, como ha quedado demostrado con otras iniciativas equivalentes anunciadas hace algunas semanas.
Queremos insistir en que para lograr un verdadero cambio en las tendencias -lo que al parecer para el Gobierno sólo se logrará cuando se recupere el precio del cobre- es imprescindible mostrar una voluntad efectiva de incentivar la inversión privada, especialmente en infraestructura.
Para ello sería perfectamente posible actuar en consecuencia, por ejemplo, reponiendo la construcción vía concesiones del terminal para pasajeros en el Puerto de Valparaíso; acelerando la firma de los contratos de adjudicación de Los Vilos- La Serena y del Camino de la Fruta; negociando con la CGR un pronto llamado a licitación del tramo Talca-Chillán de la Ruta 5; reponiendo el contrato para la construcción del embalse Punilla, acelerando el traspaso de fondos al Fondo de Infraestructura -y apoyarse en este para sacar adelante más y mejores proyectos de infraestructura de uso público financiados por el sector privado- acelerando el Plan de Concesiones considerado para este año y el próximo.
En síntesis, como se puede apreciar, hay espacio para que el Gobierno emprenda acciones decididas que representen un impulso efectivo a la inversión. Con esa señal, estamos seguros que el sector privado se sentirá mucho más cómodo para interpretar en forma virtuosa las modificaciones que se están proponiendo, y no las verá solo como una forma de empatar para que pasen cosas que están fuera de su control.
Ver artículo
Fuente: El Sur,  Martes 01 de Octubre de 2019

TITULARES